La alegoría del Yo prisionero

Sabiduría Hiperbórea.
Responder
QUINTA DOMINICA
Mensajes: 12
Registrado: 01 Nov 2017 11:58

La alegoría del Yo prisionero

Mensaje por QUINTA DOMINICA » 20 Jul 2018 09:37

Saludos a todos los camaradas estudiosos de la Sabiduría Hiperbórea les enviamos los Viryas de OCTRA Córdoba.

Como anunciamos previamente iremos publicando una serie de artículos que son altamente significativos para la comprensión intelectual y gnóstica del procesos iniciatico que lo lleva al Virya a cognocer su situación interior y exterior, su realidad estratégica, la de su prisión interior (Microcosmos/Alma y Cuerpo) y exterior (orden Macrocosmico/Demiurgo. En este articulo Felipe por medio de una simple alegoría describe magníficamente esa realidad que nos permite "ver, observar y percibir" con Guiburr entre los Ojos bien abiertos esa situación interior y exterior del Virya perdido, por medio de sus conocimiento nos ingresa a ese saber estratégico que nos permite comprender los pasos a seguir para "escapar" o "liberarnos" de la doble prisión a la cual esta sometido, encarcelado el Virya perdido. Recomendamos profundizar en esta alegoría porque nos aporta una sabiduría mediante un simple relato que nos revela como liberarnos de la doble prisión de Maya: laberinto interior y exterior.

POR ULTIMO: ANUNCIAMOS QUE EN POSTERIORES PUBLICACIONES IREMOS PROFUNDIZANDO EN LA PRAXIS DE LA PONTÓNICA DE LA ÉTICANOOLÓGICA, SABER GNÓSTICA QUE NOS PERMITE INGRESAR ORIENTADOS Y DESPIERTOS A ESA VOLUNTAD Y VALOR QUE NOS LLEVA A LA VICTORIA, A LA TRASMUTACIÓN DEL VIRYA EN UN SIDDHA INMORTAL.

VOLUNTAD
VALOR
VICTORIA.

Orden de Caballeros Tirodal de la República Argentina.

OCTRA CÓRDOBA.

Mi honor es mi Valor!
El Valor es la gracia del Vril!



M - Estudio analógico de la alegoría del Yo prisionero.

Con el fin de que la relación analógica quede claramente evidenciada procederemos de acuerdo al siguiente método: primero afirmaremos una premisa con respecto a la historia ale­górica del "prisionero"; en segundo lugar afirmaremos una premisa referida a una situación análoga en el "virya perdido"; en tercer lugar COMPARAMOS ambas premisas y extraemos la CONCLUSIÓN, es decir, DEMOSTRAMOS la analogía.

Se comprende que no podemos exponer LA TOTALIDAD de las correspondencias sin riesgo de extendernos indefinidamente. Por lo tanto sólo destacaremos aquellas relaciones que son imprescindibles para nuestro propósito y dejaremos, como ejercicio de imaginación del lector, la posibilidad de establecer muchas otras.

Recordemos, solamente, que en el virya perdido, el Yo perdido se encuentra sumido en el sujeto consciente, es decir, confundido con el sujeto anímico evolutivo. Aquí hemos preferi­do considerar al Yo perdido ligado directamente a la RAZÓN, en virtud de ser este sujeto quien más cerca se encuentra del mundo, quien primero recibe los designios. Por "razón", en todo caso, ha de entenderse "el sujeto anímico evolutivo" del pasú, quien evoluciona por la acción confusa del Yo, esa manifestación del Espíritu encadenado.







a- El "prisionero" se encuentra a merced de sus guardianes quienes le mantienen en perpe­tuo cautiverio.

b- El Yo, del virya perdido, es prisionero perpetuo de la "razón", vale decir, del sujeto anímico evolutivo.

c- El "prisionero" y el Yo son análogos.







a- Los "guardianes" son los intermediarios dinámicos, mezquinos por cierto, entre el "prisionero" y el "mundo exterior".

b- La "razón" es intermediaria dinámica, muy pobre, entre el Yo y el "mundo exterior" (en el virya perdido).

c- Los "guardianes" y la "razón" son análogos. (Recordemos que cuando la razón elabora una "ley de la naturaleza" intervienen los "principios matemáticos" y las "premisas cul­turales preeminentes").







a- Los "guardianes" se valen de un "lenguaje propio", diferente de la "lengua natal" del prisionero, a la que éste ha olvidado.

b- La "razón" emplea modalidades lógicas, diferentes de la "lengua primordial hiperbórea" original del virya perdido, a la que éste ha olvidado por su confusión estratégica.

c- El "lenguaje propio" de los guardianes es análogo a las modalidades lógicas de la es­tructura cultural.

La "lengua natal" del prisionero es análoga a la "lengua primordial hiperbórea" del virya perdido.







a- El primer entorno del "prisionero" es su "celda" de la torre, que lo contiene casi comple­tamente con la excepción de las aberturas (puerta y ventanuco) por donde sólo muy débilmente pueden extenderse los sentidos.

b- El primer entorno del Yo es la "esfera de sombra", que lo contiene casi completamente.

c- La "celda" de la torre es análoga a la esfera de sombra del virya perdido.







a- En la "celda" hay un "ventanuco enrejado" por medio del cual el prisionero obtiene una imagen precaria pero "directa" del mundo exterior.

b- Estableciendo un contacto permanente con el Yo está la esfera "sensorial", por medio de la cual éste obtiene una imagen precaria pero "directa" del mundo exterior.

c- El "ventanuco enrejado" es análogo a la "esfera sensorial" (o "los sentidos") en el virya perdido.







a- En la celda hay una "puerta enrejada" por la cual ingresan los guardianes, y con ellos las noticias censuradas, es decir, por donde el prisionero obtiene una imagen "indirecta" del mundo externo.

b- El Yo puede formarse una imagen "indirecta" del mundo exterior mediante la "reflexión", es decir, el acto por el cual se recibe la información "razonada".

c- La "puerta enrejada" es análoga al acto de reflexionar o de apercibir.







a- La celda del "prisionero" se halla en una "torre" y está en un "patio" "amurallado".

Rodeando a las murallas hay "fosos" profundos, y luego otras murallas, y otros fosos; y así sucesivamente hasta completar siete vueltas de muro y foso. Los siete circuitos de seguridad de esta formidable "prisión" se conectan entre sí por "puentes levadizos"; "corredores", "portones", "rejas levadizas", etc. Más allá de la última muralla se extien­de el "mundo exterior", el país del enemigo.

En síntesis: es la "prisión" una estructura estática que se interpone entre el prisionero y el mundo exterior.

b- Entre el Yo y el mundo exterior se interpone una compleja estructura estática denomi­nada "cultural". La "razón", para tornar "razonable" la información del mundo exterior, se apoya en ciertos elementos de dicha estructura estática o "cultural", por ejemplo, las "premisas culturales preeminentes", que significan conceptos de Relaciones.

c- La "prisión" es análoga a la "estructura cultural". También: ciertas partes de la "prisión", murallas, fosos, puentes, etc., son análogos a ciertas partes de la "estructura cultural", esto es, las "premisas culturales preeminentes".

Comentario: Téngase presente que, en la alegoría, tanto los "guardianes" como la "prisión" son intermediarios entre el prisionero y el mundo exterior. Pero los "guardianes" son intermediarios "dinámicos" (análogamente a la "razón" en el virya perdido) en tanto que la "prisión" es intermediario "estático" (análogamente a la "estructura cultural" del virya perdido).







a- Más allá de la última muralla de la prisión se extiende el "mundo exterior", aquella rea­lidad que nunca podrá ser vista por el "prisionero" debido a que la estructura de la "prisión" limita su movimiento y a que una "guardia" permanente cuida de que se man­tenga tal situación.

b- El Yo, en el virya perdido, se halla hábilmente sumergido en las profundidades de la estructura cultural, flotando perdido entre sus artificiales y estáticos elementos y a mer­ced de la tiranía implacable que ejerce la razón. La estructura cultural rodea completa­mente al Yo, salvo algunas rendijas, por donde asoma débilmente la "esfera sensorial". Más allá de la estructura cultural, como objeto de las esferas instintiva y sensorial, se extiende el "mundo exterior", la realidad que nunca podrá "ser vista" (en su verdad; "tal como es") por el Yo perdido.

c- El "mundo exterior" más allá de la prisión es análogo al "mundo exterior" mas allá de la "estructura cultural" que sujeta al Yo en el virya perdido.









a- En una montaña cercana, los Kameraden tratan de ayudar al "prisionero" a fugar de la "prisión". Para ello envían un mensaje, en su lengua natal, valiéndose del medio acústi­co.

En dicho mensaje hay una "canción infantil", para "despertar" al prisionero, y una "Canción de amor", con la "clave del anillo", para que busque la salida secreta y huya.

b- En un "centro" oculto llamado Agartha, loa Siddhas Leales tratan de ayudar a los viryas perdidos a romper las cadenas que los mantienen sujetos al mundo material del De­miurgo. Para ello envían carismáticamente un mensaje en la "lengua de los pájaros", valiéndose de la "cábala acústica". En dicho mensaje hay un "recuerdo primordial", para despertar y orientar al virya, y una "Canción de A-mort", con la "clave del anillo", para que busque el centro, conquiste el Vril, y abandone, como un Dios, el infierno material de Jehová-Satanás.

c- Se pueden establecer, entre "a" y "b", muchas analogías. Sólo destacaremos la más im­portante: Los Kameraden son análogos a los Siddhas Hiperbóreos.

Creemos que los nueve argumentos precedentes constituyen una eficaz demostración de la correspondencia analógica que existe entre la "alegoría" y la situación del virya perdido". Pero esto no es todo. Hemos reservado tres componentes de la alegoría (canción infantil; Can­ción de A-mort; salida secreta) para efectuar una última correspondencia analógica y extraer la conclusión final.

Como la validez de la relación analógica existente ha quedado evidenciada en los argu­mentos precedentes, no será necesario recurrir al mismo método en el próximo comentario: daremos por probadas las analogías que mencionamos.

Recordemos ahora los motivos que nos llevaron a desarrollar la alegoría. Nos propo­níamos mostrar, de manera analógica, el método empleado por los Siddhas Leales para contra­rrestar la acción de "la cultura", arma estratégica de la Sinarquia. Previamente aclaramos que son los "elementos culturales interiores" el verdadero instrumento que la Sinarquia emplea para mantener al virya "perdido", es decir, en la confusión. En ese estado el Yo es sujeto por la razón a la estructura cultural, fuente de la cual se nutre, finalmente, toda la actividad mental. Así ocurre que el Yo, es decir, la conciencia presente del virya, resulta "dirigido hacia" el mundo "a través" de la estructura cultural "por" la razón; el resultado, lo dijimos varias veces, es una imagen deformada del mundo y un estado de confusión psíquica que dificulta enorme­mente la "reorientación estratégica" del virya. Contra esta situación los Siddhas Leales, igual que los Kameraden de la alegoría, se disponen a acudir en auxilio "enviando un mensaje".

El principal objetivo es "sortear todas las murallas" y llegar hasta el prisionero, el Yo, con un mensaje de doble significado: 1o. despertar; 2o. orientar. Por eso los Siddhas Leales "trasmiten el mensaje", carismáticamente, desde HACE MUCHOS MILENIOS; algunos lo oyen, despiertan y parten; otros, los más, continúan en la confusión. Claro, no resulta fácil re­conocer el mensaje porque ha sido emitido en la lengua de los pájaros...y sus sonidos sólo pue­den ser percibidos con la sangre.

¿Está claro entonces? El mensaje de los Siddhas Leales permanentemente resuena en la sangre de los viryas perdidos. Quien no lo oye es porque padece la confusión estratégica o des­conoce su existencia, que viene a ser lo mismo. Pero ¿como DEBERÍA cumplir su misión el mensaje carismático? En dos pasos. En primer lugar los Siddhas HABLAN, en la sangre del virya, de un recuerdo primordial, de algo ocurrido AL COMIENZO DEL TIEMPO cuando EL ESPÍRITU AÚN NO HABÍA SIDO CAUTIVADO POR LOS DIOSES DE LA MATERIA. Como los Siddhas logran hacerlo es un Misterio muy grande, del que sólo ellos pueden res­ponder. Este "recuerdo primordial", la "canción infantil" de la alegoría, ha sido inducido con el propósito de que "active" el recuerdo de sangre propio del virya, es decir, que "sienta" su Minne.

Si tal cosa ocurre entonces el virya perdido experimentará una súbita "nostalgia de otro mundo", un deseo de "dejarlo todo y partir". Técnicamente esto significa que la "memoria de sangre" ha llegado "allí donde el Yo perdido del virya se encontraba": sobre el sujeto conscien­te. Un contacto tal, entre el Yo y la Minne, se realiza independientemente de la estructura cul­tural y la razón; y ese es el objetivo buscado por los Siddhas. Se ha podido pues llegar a la médula del Yo, por la vía de la sangre; será entonces, en ese fugaz momento cuando se dejará oír la "Canción de A-mort".



Hablemos ahora de la segunda parte del mensaje, al que hemos llamado alegóricamente, "Canción de A-mort". Ante todo digamos que tal nombre no es caprichoso pues la Sabiduría Hiperbórea enseña que, A PARTIR DE SU ORIGEN EN EL UNIVERSO FÍSICO, es decir, desde su sincronización con el Tiempo, EL ESPÍRITU PERMANECE ENCADENADO A LA MATERIA POR UN MISTERIO DE A-MORT. Cuando el recuerdo de sangre, activado por la primera parte del mensaje, ABRE UN CAMINO (no racional; no cultural) HACIA EL YO, entonces los Siddhas Leales CANTAN LA CANCIÓN DE A-MORT, hacen participar al virya en el Misterio. Si su sangre es lo suficientemente pura como para que el mensaje carismático pueda ser concientizado entonces el virya tiene la posibilidad de "orientarse" hacia el origen y mantenerse definitivamente "despierto".



En casi todas las grandes civilizaciones de la Antigüedad, tales como Egipto, Babilonia, Grecia, Roma, etc., existieron órdenes sacerdotales o colegios de iniciados agrupados en torno de un Misterio. En verdad, esas castas de sabios alimentaban tenazmente el propósito de salvar los restos de la Sabiduría Hiperbórea frente al avance corruptor de Kaly Yuga. Conviene acla­rar aquí, aunque mas no sea brevemente la diferencia existente entre esos "Misterios" y el Misterio de A-mort al cual alude la segunda parte del mensaje de los Siddhas. En primer lugar recordemos que los Misterios de la Antigüedad tenían por fin perpetuar un conocimiento eso­térico mediante LA INICIACIÓN, o sea: cumplían una FUNCIÓN SOCIAL. En segundo lu­gar ha de tenerse presente que estos "Misterios" se constituyen A CAUSA DEL KALY YUGA, en un intento por salvaguardar a la Sabiduría Antigua de la decadencia universal y de la caída en el exoterismo. Es decir que desde sus orígenes los Misterios de la Antigüedad han estado LIGADOS AL TIEMPO (histórico), el cual fue siempre su verdadero fundamento.

Contrariamente a los "Misterios de la Antigüedad" el Misterio de A-mort no es ni social (o iniciático) ni se halla ligado a Tiempo Histórico alguno ya que su "transmisión" carismática es sincronística y acausal, y, por lo tanto, "siempre presente". Sólo tienen en común la palabra "Misterio" pero, como este hecho puede provocar alguna confusión, hemos creído conveniente aclararlo para que se descarte desde el comienzo cualquier creencia en el sentido de que el Misterio de A-mort pueda ser (como en los "Misterios de la Antigüedad") un mero saber esoté­rico al cual pueda accederse por "iniciación".

El misterio de A-mort sólo puede ser revelado por la sangre pura, interiormente, en un contacto trascendente con el Yo que se realiza sin intervención de categorías culturales o ra­cionales. Es, por lo tanto, una experiencia ABSOLUTAMENTE INDIVIDUAL, única para cada virya. Quien conoce los secretos del Misterio de A-mort no es un "iniciado" sino un TRASMUTADO, un Siddha inmortal" o, por un breve tiempo, un "virya despierto".

El misterio de A-mort es un descubrimiento personal, y por lo tanto: único para cada virya, sobre la VERDAD DE SU PROPIA CAÍDA. Nadie puede conocer este secreto y conti­nuar igual. Y nadie, mucho menos, se atrevería a hablar sobre ello una vez que la Suprema Experiencia ha tenido lugar. Por el contrario, muchas veces los labios quedan sellados para siempre, los ojos cegados, y los oídos cerrados. No son pocos los cabellos que se vuelven blancos ni menos las mentes que se hunden en las tinieblas de la locura. Porque solo un valor infinito puede sostener, vivo y cuerdo, a aquel que ha visto el Engaño de los Orígenes y ha comprendido, por fin, EL COMO Y EL PORQUE DE SU CAÍDA. Siendo el peso del secreto tan terrible se comprende porque decimos que jamás puede haber en el mundo algún indicio del Misterio de A-mort y sólo alguien irresponsable o loco afirmaría lo contrario. La Sabiduría Hiperbórea aporta TÉCNICAS DE PURIFICACIÓN SANGUÍNEA que tienen por fin APROXIMAR AL MISTERIO. Pero el Misterio, en si, se descubre interiormente, es único para cada virya, y NADIE DEBE HABLAR DE EL.

La alegórica historia del prisionero nos ha permitido exponer de manera sencilla el mé­todo empleado por los Siddhas Leales para guiar a los viryas perdidos. El mensaje carismático consigue, si es escuchado, "despertar" al virya poniéndolo en contacto con su recuerdo de san­gre, con su Minne. A continuación le hace participar del Misterio de A-mort, Suprema Expe­riencia que ANULA, según dijimos, la Estrategia cultural de la Sinarquia. Pero NO PODE­MOS saber en que consiste el Misterio de A-mort hasta no haberlo vivido individualmente. Solo tenemos de el los INDICIOS GENERALES que han dejado AQUÉLLOS QUE SE TRASMUTARON Y PARTIERON. En base a tales indicios podemos afirmar que el Misterio de A-mort es experimentado de SIETE MANERAS DIFERENTES por los viryas y que, justa­mente, esa es la razón por la que la Sabiduría Hiperbórea prevee siete vías de liberación (secretas).

De acuerdo al modo en que el Misterio de A-mort ha sido gnósticamente percibido será la vía de liberación adoptada y es por eso que suele hablarse de una "vía de la mutación" o "del rayo", de una "vía seca" o "camino de la mano derecha"; de una "vía húmeda" o "camino de la mano izquierda"; de una "vía de la oposición estratégica" o "vía de la gnosis guerrera para el retorno absoluto"; etc.

No hablaremos, desde luego, de todas las vías de liberación sino de aquélla que tiene especial relación con este inciso, es decir, la vía de la oposición estratégica, que era la seguida por los iniciados de la Einherjar. Sin embargo no podemos dejar de mencionar que el Misterio de A-mort, revelado por los Siddhas Leales, es la antigua base de los sistemas tántricos del Tí­bet, aunque en la actualidad tales yogas han perdido su sentido gnóstico con la excepción del TANTRA KAULA, que aún conserva parte de la Sabiduría.

En la alegoría, la segunda parte del mensaje era bastante extensa porque se refería tam­bién a "las otras" vías de liberación que puede "abrir" el Misterio de A-mort. Pero el prisionero ha encontrado la clave en el ANILLO DE BODAS y esto significa, analógicamente, que ha optado por la vía de la oposición estratégica. El mensaje ha llegado a él "por vía acústica", es decir, gnósticamente, y, al tomar conciencia de su contenido, por medio de la clave revelada, halla en la celda UNA ANILLA, la cual permite ABRIR LA SALIDA SECRETA.

La "celda", según el argumento 4, es análoga a la esfera de sombra. Pero, como substra­to de la esfera de sombra se encuentra la estructura cultural: una ANILLA "disimulada" en el piso de la celda corresponde sin duda a un PRINCIPIO MATEMÁTICO, a un símbolo arquetípico integrado, "disimulado", en el esquema de una Relación.

La alegoría nos permite comprender, entonces, que los Siddhas, con su mensaje caris­mático, DES-CUBREN UN PRINCIPIO MATEMÁTICO que permanecía inconsciente en la estructura cultural, al que denominamos PRINCIPIO DEL CERCO. De aquí que:



10°



c- La "anilla" en la celda del prisionero es análoga al "principio del cerco", principio ma­temático, o arquetipo colectivo que permanecía inconsciente en el virya perdido y que el mensaje de los Siddhas ha DES-CUBIERTO.

Habíamos demostrado mas atrás que "en el proceso mental que da lugar a la "idea cien­tífica" de un fenómeno concurren elementos de dos fuentes principales: los "principios mate­máticos" y las "premisas culturales preeminentes". Esto se verifica principalmente al formular una "ley de la naturaleza", la cual explica el comportamiento de un fenómeno estableciendo relaciones causales entre aspectos del mismo. Pongamos un ejemplo sencillo: deseamos "medir" el lado de un poliedro regular. Aquí el fenómeno es un cuerpo con forma de poliedro regular, vale decir, un "ente fenoménico". Tomamos para ello la "regla graduada", es decir, una superficie plana sobre la que se hallan grabadas las unidades de longitud y de la cual estamos seguros que uno de sus lados es perfectamente recto. Hacemos coincidir el cero de la regla con el "comienzo" del lado que vamos a medir. Observamos ahora que el "fin" del lado coincide con el numero cinco de la regla y afirmamos sin más que "en el poliedro, el lado mide cinco centímetros". Hemos realizado, como se verá, una serie de operaciones subjetivas cuyas con­clusiones, sin embargo, pueden ser confirmadas por otros observadores; esta posibilidad de comprobación es lo que da peso de "ley de la naturaleza" al hecho mencionado.

Pero ocurre que en la regla, que creemos numerada, en realidad hay signos grabados que REPRESENTAN números, no números en sí. Los números son principios matemáticos pro­pios de la estructura cultural, o sea elementos subjetivos, que intervienen en el acto de "reconocer que el límite del lado coincide con el signo 5". Si decimos "mide cinco centímetros" estamos realizando la afirmación de una cualidad empírica: "existe una proporción (es decir, una relación matemática) entre la longitud del lado del poliedro y la longitud del meridiano terrestre". Esta proporción es fija o CONSTANTE (= 5cm.) y constituye una "relación entre aspectos de un fenómeno" o sea, una "ley de la naturaleza".

El CENTÍMETRO equivale a la centésima parte de un metro y éste a la diezmillonési­ma parte de un cuarto de meridiano terrestre.

El ente fenoménico se nos presentó COMPLETO, íntegro en su manifestación. Sin em­bargo no es posible aprehenderlo en su totalidad; a poco que lo observemos UNA PARTE del mismo se nos hace eminente, sobresaliendo y destacándose por sobre OTROS ASPECTOS. La UNIDAD del fenómeno ha quedado rota en favor de la PLURALIDAD de cualidades que so­mos capaces de atribuirle. Distinguimos DOS caras cuadradas y, en cada cara, CUATRO aristas y CUATRO ángulos, etc. Luego practicamos la MEDICIÓN de una arista o lado y es­tablecemos una "ley de la naturaleza": "la longitud del lado es proporcional a la longitud del meridiano terrestre y su razón es de 5 cm.".

En esta operación que acabamos de describir han intervenido los principios matemáticos (cuando distinguimos Dos caras, CUATRO aristas, etc.) y las "premisas culturales preeminen­tes" (cuando se tornó "eminente" la cara, el lado, o cualquier otra cualidad). Las dos fuentes concurren en el acto racional de "relacionar" (medir) aspectos del fenómeno y postular una "ley de la naturaleza" (mide 5 cm.) que puede ser universalmente comprobada.

Esperamos haber dejado en claro que los PRINCIPIOS MATEMÁTICOS (el UNO, el DOS, el CUADRADO, etc.), por ser propiedades intrínsecas de la estructura mental, IN­TERVIENEN A PRIORI en la formulación de una ley de la naturaleza. En cuanto a los "números" del mundo, ésos que aparecen grabados en la regla graduada, sólo son SIGNOS CULTURALES DE REPRESENTACIÓN a los que RECONOCEMOS gracias al aprendizaje convencional. Hubo pueblos antiguos que representaban los números con nudos o ideogramas; es presumible que un instrumento de medición compuesto de una vara en la cual se han graba­do jeroglíficos, no significaría, en principio, nada para nosotros si no logramos "leer" los sig­nos, es decir, realizar las representaciones numéricas.

El análisis epistemológico sobre el modo como el virya establece una ley de la naturale­za ha de llevarnos fatalmente a la conclusión de que seria imposible que el principio del cerco fuese localizado en el mundo como propiedad de los entes y pudiese ser formulado en un len­guaje sociocultural. Por el contrario, lo que puede ocurrir, en todo caso, es que el principio del cerco sea proyectado, consciente o inconscientemente, sobre un fenómeno y sea luego descu­bierto en el como relación eminente entre cualidades; naturalmente, dependerá del tipo de fe­nómeno representando la complejidad con la que el principio del cerco sea empíricamente re-conocido e introyectado en la estructura psíquica.

En resumen, el "principio del cerco", descubierto a la conciencia por el mensaje de los Siddhas Leales, es también un principio matemático y como tal intervendrá "a priori" en toda percepción fenoménica. Los números naturales (que están en la mente) nos permiten "contar" (uno, dos) las mitades de esa manzana (que está en el mundo). El principio del cerco (que está en la mente) nos permite aplicar la “ley del cerco” sobre ese fenómeno (que está en el mundo). Hemos recorrido un largo cami­no para arribar a esta conclusión. Expresémosla ahora de manera general: EL PRINCIPIO DEL CERCO HARÁ POSIBLE LA DETERMINACIÓN DE LA LEY DEL CERCO EN TODO FENÓMENO Y EN CUALQUIER RELACIÓN ENTRE FENÓMENOS.

Pero el principio del cerco es, generalmente, inconsciente y sólo quienes logran oír el mensaje de los Siddhas Leales pueden incorporarlo a la esfera consciente. Y sólo ellos, los viryas despiertos, serán capaces de aplicar la ley del cerco en una estrategia guerrera que ase­gura el retorno al origen.

Como última reflexión con respecto a la alegoría digamos que cuando el prisionero "tira de la anilla" y descubre la salida secreta está efectuando una acción análoga a cuando "el virya despierto "aplica la ley del cerco", según la técnica arquemónica, y abre unívoca e irreversi­blemente una vía hacia el Vril.

Ha quedado explicado entonces el método que los Siddhas Leales emplean para contra­rrestar a "la cultura", arma estratégica enemiga. Ellos envían Su mensaje que tiene por fin DESPERTAR en el virya el recuerdo de sangre y ORIENTARLO hacia el Vril, su "salida se­creta". Para esto último le inducen a descubrir el "principio del cerco" y a aplicar, luego, la "técnica arquemónica".

El principio del cerco ES INFALIBLE para los fines estratégicos propuestos y tanto puede ser aplicado individual como colectivamente. La Historia abunda en ejemplos de viryas que han aplicado técnicas basadas en la Sabiduría Hiperbórea para inmortalizarse como Sidd­has o para conducir a un pueblo de sangre pura hacia la mutación colectiva; como prueba de esas gloriosas acciones han quedado numerosas construcciones de piedra que nadie comprende en nuestros días porque para ello habría que poseer una visión fundada en el principio del cerco. Al virya despierto, conocedor de la técnica arquemónica, una sola mirada sobre las construcciones megalíticas, o sobre Montsegur[1] o sobre los K.Z.[2] le basta para interpretar correctamente la Estrategia Hiperbórea en la cual se basó su construcción.

Digamos finalmente que quien es consciente del principio del cerco HA SUPERADO a la estrategia cultural enemiga y PUEDE REALIZAR LA DOBLE AISLACIÓN, DEL YO Y DEL MICROCOSMOS.

El principio del cerco permitirá fijar los límites del sujeto consciente, aislando el Yo de las premisas culturales preeminentes, y trasladándolo hacia el "centro" o selbst.

La técnica arquemónica permitirá, ENTONCES, aislar el microcosmos del macrocos­mos, ganando un tiempo y un espacio propios, o sea, la inmortalidad: el microcosmos o cuerpo físico se habrá trasmutado en VRAJA, la materia incorruptible.



N - El riesgo del virya.

Los Berserkiren, iniciados de la Einherjar, aplicaban el principio del cerco en el Val­plads mediante la técnica arquemónica. Su arquémona (un "anillo de agua") dividía topológi­camente el Valplads en dos partes: un "exterior", el Valplads propiamente dicho, y un "interior" o "plaza".

Cuando el Berserkir ha ocupado la plaza y, por medio de la "oposición estratégica" aplica la ley del cerco sobre el arquémona, se produce la desincronización temporal y, si la oposición es suficiente, la independencia final con respecto del tiempo del Valplads. Pero el tiempo del Valplads es "el trascendente fluir de la conciencia del Demiurgo"; independizarse de él, disponer de un "tiempo propio del microcosmos", significa estar al margen de toda de­terminación de "primer" o de "segundo orden". El Demiurgo ha perdido "momentáneamente" su capacidad para actuar sobre el virya y este "momento", el tiempo propio, es aprovechado para DIRIGIRSE, AVANZAR, hacia el origen. Es posible así conquistar el Vril y trasmutarse en Siddha inmortal. Pero ¿qué pasa si no se alcanza el centro, sea porque ha faltado pureza, sea porque se ha temido dar el Gran Salto? Según explicamos en "F", su consecuencia inme­diata es la DESVENTAJA ESTRATÉGICA, una posición de debilidad frente a la Estrategia enemiga que en muchos casos conduce a la locura. Y por eso, a raíz de tales riesgos, iempre se advierte que sólo quien posea un valor infinito, y este despojado de toda moral o dogma, podrá

emplear la técnica arquemónica con probabilidades de éxito. Pero si se cuenta con el valor suficiente y un total desapego por las "cosas del mundo" siempre es posible realizar la operación inversa de "sincronizarse" con el tiempo del Valplads, aunque esta operación impli­ca una terrible nivelación de fuerzas. Esto se debe a que, durante la "oposición estratégica", queda planteada una "SITZKRIEG" o guerra de sitio en la cual el enemigo aplica toda la po­tencia de su Estrategia sobre el arquémona, es decir, contra la plaza. Se enfrentan allí dos Es­trategias, una, la voluntad del Demiurgo puesta en mantener el encadenamiento material del virya, otra, la Estrategia Hiperbórea de aquél que ha elegido, para emprender el retorno, seguir la vía de la oposición estratégica con su técnica arquemónica. Si el virya decide continuar ocu­pando la plaza, en tanto busca la SALIDA INTERIOR, debe prepararse para resistir una pre­sión cada vez mayor del enemigo. Si decide, en cambio, "sincronizarse" y regresar al Valplads debe prepararse para afrontar un peligro cierto de locura, producto del "desajuste arquetípico" consecuente, del que sólo lo puede salvar, sin duda, su pureza sanguínea.

Al fin de tan largo camino, sólo nos resta dar el último paso "en busca del principio del cerco".

cjgt13
Mensajes: 2
Registrado: 04 Jul 2018 08:40

Re: La alegoría del Yo prisionero

Mensaje por cjgt13 » 15 Ago 2018 20:00

t>saludo camaradas viryss quinta dominica. tema de gran valor para nuestra estrategia de liberacion espiritual. la alegoria del yo pricionero nos da una idea de la complejidad de la trampa demiurgica en que estamos y nos induce al despertar y orientar al origen. es una cancion de a-mort de los. siddhas leales. honor y gracia sea con ustedes. viryas quinta dominica.
mi honor es mi valor.

Responder