Tipo gracioso luciférico.

Sabiduría Hiperbórea.
QUINTA DOMINICA
Mensajes: 21
Registrado: 01 Nov 2017 11:58

Tipo gracioso luciférico.

Mensaje por QUINTA DOMINICA » 11 Jul 2019 09:52

A LOS CAMARADAS ESTUDIOSOS DE LOS FUNDAMENTOS DE LA SABIDURÍA HIPERBÓREA.

En este articulo subimos un análisis sobre la tipologia GRACIOSA LUCIFERICA, simplemente debemos leer, estudiar y aprehender los conocimientos instruidos en este apartado contenido en el tomo octavo de los Fundamentos y profundizar en sus VERDADES ABSOLUTAS para posteriormente incorporarlas al MODO DE VIDA que es de todo GUERRERO SABIO HIPERBÓREO. Siempre afirmamos que todo el SABER que se halla en los Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea, específicamente nos referimos a este tomo en particular debe ser incorporado a la PRAXIS NOOLÓGICA a esa ÉTICA HEROICA, ya que si ese saber queda simplemente como un conocimiento "intelectual" es decir en lo limites racionales o intelectivos que participan de la esfera racional o de consciencia, estos de nada sirven, poco sentido tendrán para modificar el modo de vida psicológico típico del virya perdido o del Pasú. Únicamente el Virya que es CAPAZ de incorporar ese SABER que LIBERA a la SANGRE PURA, a ese MODO DE VIDA que es de los VIRYAS BERSERKR, solo ese VIRYA DESPIERTO tendrá el VALOR para ingresar a esa ÉTICA HEROICA que es propio de los HÉROES HIPERBÓREOS.

Por ello debemos decir que esa actitud GRACIOSA LUCIFERICA responde a un MODO DE VIDA ÉTICO NOOLÓGICO que denominamos HEROICO, es decir: a un modo de vivir la vida que esta libre de todo TEMOR y se basa en ese VALOR que es de los HÉROES, de esos HÉROES HIPERBÓREOS que son capaces de TRASMUTARSE EN VIRYA DESPIERTOS (esto no es suficiente) y de igual manera de MUTARSE FÍSICA-MENTE, trasmutar sus MICROCOSMOS en una LETAL ARMA DE GUERRA SIEG con la cual combatirán al enemigos tanto en el Microcosmos como en el orden Macrocosmico (Demiurgo, Siddhas de la Kalachakra) .

Mas recordemos, la ACTITUD GRACIOSA LUCIFERICA es necesaria para AISLAR EL YO DEL SUJETO CONSCIENTE y recibir la primera iniciación hiperbórea, esa acto ético fundamental lo dota al virya que aisló el Yo del Sujeto Consciente de esa capacidad volitiva para disolver del Si Mismo al Sujeto Anímico, y quien desintegro lo anímico de Si Mismo, tiene en sus MANOS la infinita posibilidad de ingresar a la segunda iniciación hiperbórea la cual recordemos consiste en apoderase y CONQUISTAR todas las ESTRUCTURAS DEL MICROCOSMOS y AISLARLO DEL MACROCOSMO.

De eso se trata ser GUERRERO SABIO HIPERBÓREO doble iniciado Caballero Tirodal, ser un VIRYA BERSERKR que le ha declarado la guerra total al UNO tanto en su LABERINTO INTERIOR o MICROCOSMOS como en el LABERINTO EXTERIOR o MACROCOSMOS, por ello el VIRYA debe SER un GUERRERO SS, un ser de la GUERRA capaz de CONQUISTAR TODAS LAS ESTRUCTURAS DE SU ALMA Y CUERPO, desintegrar del Si Mismo lo determinado por el Demiurgo en la monada Pasú, por ello afirmamos que es necesario COMPRENDER este tomo octavo y en especial este articulo si se pretender ingresar a esa ÉTICA MARCIAL QUE ERA PROPIO DE UN GUERRERO SABIO DE LA ORDEN NEGRA SS y de igual forma lo debe ser de todo INICIADO HIPERBÓREO CABALLERO TIRODAL.
Es atendible ese modo de vida HEROICO del Guerrero Sabio Hiperbóreo porque tal actitud ética basada en la actitud graciosa luciferica desencadena "dentro" del Virya cuando logro trasmutarse en un Virya Berserkr un PODER y VALOR con el cual podrá enfrentar todo PELIGRO interno (símbolo sagrado, arquetipo o mito) o externo que "amenace" capturar y desintegrar al YO y su VOLUNTAD EGOICA.

Si el VIRYA DESPIERTO es un SER DE LA GUERRA tendrá el VALOR para desintegrar todo PELIGRO, en todo caso, sera capaz de soportar y situarse mas allá de todo MIEDO o TEMOR, ser LIBRE de esos arquetipos relacionados al ALMA y el CUERPO PASÚ que lo determinan al Ser en Si de la MONADA PASÚ. Mas recalcamos, si esos designios demiurgicos que son partes del Sujeto Anímico han sido DESINTEGRADOS definitivamente del Alma y del Cuerpo Pasú, el Virya dejo de ser un simple MORTAL determinado por lo meramente HUMANO y quien esta LIBRE de todo lo que ese DOLOR que MATA y es parte de la ética psicológica ES un VIRYA DESPIERTO GUERRERO SABIO HIPERBÓREO que tiene el VALOR de los HÉROES HIPERBÓREOS, tiene en su MANOS la INFINITA posibilidad de SER ETERNAMENTE LIBRE EN EL ORIGEN.

En definitiva, ser un VIRYA DESPIERTO significa ser un GUERRERO DE LO ETERNO, un SER DE LA GUERRA capaz de soportar con VOLUNTAD Y VALOR todo DOLOR que provenga del MUNDO EXTERIOR y pueda determinar el "mundo interior" del Virya.

Si mas, damos paso a el texto publicado y que este articulo sirva de referencia y orientación a los camaradas que estudian los Fundamentos como modo de vida estratégico.

VVV Y VRIL.
SALUDAMOS A TODOS LOS CAMARADAS DESDE EL SELBST CON EL BRAZO EN ALTO: SIEG!
[/b]



I – Tipo gracioso luciférico

Así como demostramos, en anteriores comentarios, que la actitud lúdica se origina en parte en el TEMOR a trascender los símbolos, puede demostrarse también que la actitud graciosa luciférica se fundamenta en el VALOR. Es evidente pues, que dichos tipos son OPUESTOS; sin embargo, ambas actitudes, una originada en el TEMOR y la otra fundada en el VALOR, no deben considerarse como un par de contrarios opuestos: las dos están "opuestas" pero solo como lo "superior" lo está con lo "inferior", tal como se explicó en el artículo H.

Ahora bien, según la Sabiduría Hiperbórea, la actitud graciosa luciférica es característica de todo linaje hiperbóreo: aún el "furor berserkir", propio de los Siddhas, no podría producirse si el Yo despierto, previamente, no hubiese adquirido una "actitud graciosa luciférica"; tampoco el virya perdido, por supuesto, podría concretar la Iniciación Hiperbórea si no adoptase la "actitud ética previa" a la aislación del yo perdido, es decir, la "actitud graciosa luciférica". Pero, recién acabamos de afirmar que la actitud graciosa luciférica se fundamenta en el VALOR, reviste, pues, la mayor importancia indagar ¿qué significa VALOR en el acto ético fundamental, el Yo frente al símbolo sagrado, es decir, en el ámbito donde se suscita la actitud graciosa luciférica? Respuesta: "VALOR" ES LA VOLUNTAD GRACIOSA, O SEA, LA VOLUNTAD CARISMÁTICA. Para explicar este concepto hay que tener presente los términos en los que esté planteado el acto ético fundamental: el Yo perdido, PERPLEJO frente a la aparición del símbolo sagrado. En este caso el tipo gracioso luciférico es el único de los tres tipos que reconoce: a) QUE ENTRE EL SÍMBOLO SAGRADO Y EL YO PERDIDO SE HA CREADO UNA "TENSIÓN"; b) QUE TAL TENSIÓN TIENE SIGNIFICADO DRAMÁTICO. Comprender el significado dramático del acto ético fundamental es esencial porque LA "TENSIÓN" PROVIENE DE LA FUERZA PUESTA EN JUEGO POR EL ARQUETIPO TRAS EL SÍMBOLO SAGRADO PARA CAPTURAR AL SUJETO CONSCIENTE, Y AL YO PERDIDO SUBSUMIDO EN ÉL, ANESTESIARLO Y FAGOCITARLO: a este proceso del símbolo sagrado solo logra oponerse con eficacia el tipo gracioso luciférico. He aquí pues, con más detalle, la definición del concepto de valor: SOLO QUIENES HAN PERCIBIDO CONSCIENTEMENTE LA TENSIÓN DRAMÁTICA ENTRE EL YO PERDIDO Y EL SÍMBOLO SAGRADO, ES DCIR, LOS MIEMBROS DEL TIPO GRACIOSO LUCIFÉRICO, Y SE OPONEN A ELLA CON "VOLUNTAD GRACIOSA", POSEEN VERDADERO "VALOR". A este enunciado se lo denomina "definición noológica del valor".

La "VOLUNTAD GRACIOSA" es la fuerza noológica que el Yo aplica contra el símbolo sagrado emergente cuando presenta una actitud graciosa luciférica, como se verá, la voluntad graciosa aporta una energía extra al Yo perdido que le permite detener el proceso del símbolo sagrado, y evitar la fagocitación de la conciencia, SUSPENDIENDO LA TENSIÓN DRAMÁTICA; por eso se llama "graciosa" a tal voluntad: porque la energía "extra" aportada es producto del Paráklito. Con esta misma "voluntad graciosa" el Iniciado Hiperbóreo o Caballero Tirodal construye la esfera Ehre en torno del Selbst.

Resulta así que el valor noológico es la voluntad graciosa manifestada por el Yo durante el acto ético fundamental. No hay que olvidar nunca este carácter INTERIOR del valor noológico, especialmente para distinguirlo del concepto vulgar de valor, que alude a un PELIGRO EXTERIOR. El "valor", en efecto, se opone al "temor", mas ambos actos están referidos al PELIGRO: se teme a peligro; valor es no temer a peligro. Pero en la significación vulgar el "peligro" es siempre externo u objetivo, motivo por el cual el valor se define como una CARATERISTICA DE LA CONDUCTA, un rasgo del comportamiento circunstancial. En su raíz latina, VALEO, el vocablo ya aludía a un carácter exterior u objetivo: VALEO significa "ser fuerte", "poderoso", "robusto", etc.; el VALEETIS, o valiente, por ejemplo, era "el fuerte".

Se comprende entonces que al centrar la definición del valor noológico en torno del Yo, en el ámbito interior del acto ético fundamental, nos hemos alejado demasiado del concepto vulgar del valor. El "peligro" que amenaza al Yo, la fagocitación psíquica, procede de un símbolo sagrado emergente y apenas se se deja comparar con los peligros del mundo exterior. En consecuencia, el valor necesario para enfrentar tal peligro no se puede derivar de la exterioridad del comportamiento sin que debe ser definido precisa y cuidadosamente en el terreno miso de su generación, esto es, el acto ético fundamental, el Yo frente al símbolo sagrado.

Desde luego que esta definición "interior" del valor noológico solo es válida para el tipo gracioso luciférico, un virya de linaje hiperbóreo para el cual el valor es su esencia espiritual y no un mero revestimiento psicológico o postura exterior. El furor berserkir, en el extremo de pureza sanguínea, implica un mutación completa del microcosmos, mutación que transforma toda substancia en energía resuelta, orientada hacia el Origen. La "actitud graciosa luciférica" es, pues, una actitud valiente, tanto si se la adopta para enfrentar a un símbolo sagrado emergente, como para dar el Segundo Paso de la solución de Wotan y aislar el Yo en el arquémona odal, marchando luego hacia el Origen. Ya lo hemos advertido: "entre el Yo y el Origen siempre se encuentra el Enemigo"... y "el enemigo" puede ser cualquiera de las múltiples formas del Engaño que emplea el Demiurgo. Marchar hacia el Origen implica, pues, un enfrentamiento terrible del que solo podrá salir vencedor quien lo acometa impulsado por un arrojo sin reservas, una osadía irrefrenable, audacia genial, intrepidez iluminada, atrevimiento liberador, en fin, por un VALOR irresistible que es puro fuego porque parte de la sangre pura o FANHEMA. ¡Si, en el último grado de la pureza sanguínea, el VALOR es furor berserkr, pura resolución, pura energía, puro fuego, una cólera sublime, un coraje metafísico, una flecha incandescente disparada al revés del tiempo, por sobre el espacio enemigo, hacia el Vril! Entonces, cuando el Yo-saeta culmine ESE VIAJE INTERIOR, en las fronteras del Espíritu Eterno, la libertad original estará atrás la locura de la materia y la energía Y SOLO EL VALOR SOBREVIVIRÁ EN LO ABSOLUTO... PORQUE EL ESPÍRITU HIPERBÓREO, EL "ESPÍRITU ESFERA NORMAL", ETERNO E INFINITO, ES EL VALOR ABSOLUTO.

J – Efecto de la actitud graciosa luciférica sobre la tensión dramática.

Hemos visto que el tipo sacralizante percibe la ley del globo en forma SUBJETIVA, como "ilusión de tamaño" del símbolo sagrado. De manera análoga, el tipo gracioso luciférico percibe la ley del globo en forma ENERGÉTICA, como "tensión dramática" del símbolo sagrado. Cuando el Sr. Aberro, que ha captado la tensión dramática, ríe "para darse coraje", ello significa que dispone de una "voluntad graciosa" para afrontar la situación. La tensión dramática, manifestación energética de la ley del globo, tiende a inmovilizar al Yo perdido CREANDO EN SU ENTORNO UN MICROCLIMA DE ANGUSTIA, VALE DECIR, UN CONTEXTO DRAMÁTICO ¿cuál es el beneficio que concede la actitud graciosa luciférica en esa circunstancia dramática? Respuesta: LA ACTITUD GRACIOSA LUCIFERICA SUSPENDE LA TENSIÓN DRAMÁTICA. Por eso el Sr. Aberro puede, tranquilamente"cerrar la válvula", es decir, aplicar su voluntad y detener el fenómeno, es decir, interrumpir el proceso del Arquetipo, luego, sin alterarse en nada, es decir, sin que el Yo perdido resulte afectado, se dedica a inspeccionar el globo: vale decir, el Yo perdido aprehende el símbolo sagrado. Y esta actitud gnóstica, netamente espiritual, valerosa hasta la temeridad, QUE RÍE DEL PELIGRO Y TOMA LO QUE LE CONVIENE SIN PEDIR PERMISO A NADIE, es, no hace falta insistir en ello, VERDADERAMENTE LUCIFÉRICA.

Más, si la actitud graciosa luciférica suspende la tensión dramática ¿qué percibe en cambio? Respuesta: una situación cómica; graciosa pero notoriamente falsa. Ante la mirada luciférica la circunstancia dramática pierde su atmósfera trágica o angustiante y se revela, en cambio, artificiosa y ficticia. Por eso se dice que la mirada luciférica es risueña, que la risa "brilla en los ojos"; mirada que los Demonios y algunos mentecatos encuentran ofensiva pero delante de la cual el Engaño se hace patente sin remedio. ¡SI TUVIÉSEMOS EL VALOR SUFICIENTE COMO PARA MIRAR EL UNIVERSO Y REÍR CON LA RISA DE LÚCIFER VERÍAMOS COMO ESA MALDITA ILUSIÓN SE DISUELVE EN EL CAOS PRIMORDIAL!

Resumiendo, el tipo gracioso luciférico jamás asumirá la actitud lúdica o sacralizante frente al símbolo sagrado, intentando degradarlo o sumiéndose a él, sino que, inversamente, dispondrá de la posibilidad de trascenderlo y de tomar conocimiento de su esencia arquetípica. Si la potencia del símbolo sagrado es, o parece ser, demasiado intensa, hasta un grado tal que inicialmente sobrepasa la capacidad de asimilación de la conciencia, NO TEMERÁ: exhibirá en cambio una actitud graciosa luciférica que le permitirá vencer la perplejidad ante "lo grande", suspender la tensión dramática, quebrar la ley del globo y atravesar así, valiente, orgullosa y risueñamente, los límites formales del símbolo sagrado.

K – Voluntad graciosa luciférica del virya y voluntad psicológica del pasú.

Toca ahora responder a una cuestión fundamental ¿de qué fuerza se vale la actitud graciosa para SUSPENDER la tensión dramática, que, según vimos, es de naturaleza energética? Respuesta: tal como se adelantó, la tensión dramática resulta suspendida por acción de la VOLUNTAD GRACIOSA. Sin embargo, esta respuesta no es del todo exacta pues carece de los detalles que aclaren que la suspensión de la tensión dramática es efecto de algo más que una mera oposición de fuerzas. Con más detalle, pues: la tensión dramática es una energía aplicada contra el Yo, PERO UNA ENERGÍA QUE CRECE DE ACUERDO CON EL PROCESO EVOLUTIVO DEL ARQUETIPO; a esta energía creciente se le opone la voluntad graciosa para contrarrestarla y SUSPENDERLA, Mas ELLO SÓLO SERÁ POSIBLE SI LA ENERGÍA VOLITIVA CRECE EN LA MISMA MEDIDA QUE LA TENSIÓN DRAMÁTICA. Queremos significar con esto que la voluntad es de algún modo "reforzada" por la actitud graciosa, es decir que recibe una energía extra. La suspensión de la tensión dramática no procede, pues, de la mera oposición, de una relación fisicomatemática de fuerzas, sino de un APORTE MÁGICO de energía. Merced a tal aporte la voluntad se eleva poderosamente de nivel, distanciándose de la oposición del símbolo, con lo cual la tensión dramática queda relativizada a un grado insignificante, "suspendida" en su capacidad de actuar.

El "aporte poderoso de energía", que además no es creciente sino instantáneo, lo obtiene el Yo por VINCULACIÓN CARISMÁTICA, contacto que constituye uno de los principios de la Estrategia psicosocial. La "vinculación carismática" establece un contacto trascendente con el Paráklito que es, en verdad, quien aporta la energía extra; con respecto al Paráklito, en la página 236 se da la siguiente definición: "el "agente carismático" está perpetuamente presente en un plano "absolutamente trascendente" al mundo inmanente de la materia y se denomina Paráklito". Pero este Paráklito no es una de las personas de la trinidad católica sino un concepto antiquísimo de la Sabiduría Hiperbórea que conviene repetir aquí: el Paráklito NO ES UN "ASPECTO" DE DIOS SINO LA VOLUNTAD DE DIOS; se entiende que la definición alude al Dios Hiperbóreo "El Incognoscible" y no al Pantocrator o Demiurgo: LA VOLUNTAD DEL VERDADERO DIOS SE DENOMINA "PARAKLITO" O VOLUNTAD GRACIOSA DEL INCOGNOSCIBLE" (página 735).

Ahora bien ¿cómo, siendo absolutamente trascendente, puede el Paráklito aportar energía, es decir voluntad graciosa, al Yo perdido? Respuesta: Lo explicaremos analógicamente, basándonos en la siguiente cita: "El Yo es capaz de controlar el proceso de los símbolos sagrados si presenta, frente a ellos, una "actitud graciosa luciférica". Con otras palabras: cuando sobreviene la crisis subruna del sujeto consciente, el Yo orientado se encuentra APOYADO EN EL ÁNGULO RECTO DEL ARQUÉMONA Y FRENTE AL UMBRAL DE CONCIENCIA; emerge, entonces, frente a él, un símbolo sagrado que intenta desplegarse con gran potencia: si ese despliegue se concreta el Yo orientado estará nuevamente perdido; pero el Yo consigue detener el proceso, y aúyn invertir el sentido para explorar su esencia arquetípica, presentando una actitud graciosa luciférica" (página 765). A esto podemos agregar, como respuesta, que LA ACTITUD GRACIOSA LUCIFÉRICA PERMITE EL ÉXTASIS RÚNICO DEL ÁNGULO RECTO EN EL CUAL "SE APOYA" EL YO ORIENTADO: EL "ÁNGULO RECTO", EN EFECTO, ES UNA ANTIGUA RUNA LIMITANTE LLAMADA "LA". Y en el éxtasis rúnico, según se dijo, se manifestará el Paráklito a solicitud del Yo, aportando la fuerza irresistible y transmutadora de la Voluntad del Incognoscible: "si el Espíritu, el Selbst, el Yo, lo reclama, el Verdadero Dios se manifestará volitivamente: por eso no es posible conocer al Incognoscible sino comprobar la acción de su fuerza, que refuerza la esfera Ehre (página 735).

En síntesis, el Yo orientado, al asumir la actitud graciosa luciférica, experimenta un éxtasis rúnico que lo pone en vinculación carismática con el Paráklito, recibiendo de éste una "energía extra" que le permite suspender la tensión dramática del símbolo sagrado y reforzar su esfera de voluntad egoica Ehre. Pero, si bien el Yo recibe INTIMAMENTE la gracia del Paráklito, lo que suspende la tensión dramática es su propio acto, es decir, su VALOR, puesto que tal acto es efectuado con VOLUNTAD GRACIOSA. Y ESA ACTITUD DE VALOR, DE LA VOLUNTAD GRACIOSA, QUE SUSPENDE LA TENSIÓN DRAMÁTICA EN EL ACTO ÉTICO FUNDAMENTAL, ES "EL HONOR NOOLÓGICO", LA ÚNICA ACCIÓN MORAL DEL VIRYA.

Contrariamente a esta voluntad graciosa procedente del Espíritu, cuyo acto es el honor, la "voluntad psicológica" del pasú es una fuerza anímica, carente de sentido ético.

La voluntad psicológica, cuya recuperación depende, entonces, de la normalización de la función orgánica alterada. La voluntad graciosa, en cambio, por ser de origen noológico, es decir, por proceder de un ser absolutamente trascendente, eterno e infinito, como el Espíritu, es independiente de los orgánicos: la voluntad graciosa del virya, del héroe, del guerrero, no sólo es potente para vender a cualquier obstáculo que se interponga en su camino sino que, ante todo, es potente para vender a sus propios Demonios interiores, a los mitos y símbolos sagrados y a las debilidades que enervan la voluntad psicológica del sujeto anímico.

L – El Paráklito, su Gracia y el Carisma
En el artículo D, página 735, se expuso la siguiente conclusión: "En síntesis, en esto consiste la construcción de la esfera Ehre: el Yo, con actitud graciosa luciférica, debe conseguir que se manifieste el Paráklito durante el éxtasis rúnico, es decir, que coincida en el infinito actual: su presencia no brindará ningún conocimiento aparte de la Verdad de la Runa Increada, pero, en cambio, transmutará la estructura psíquica del virya creando una esfera de voluntad egoica en torno del Selbst (figura 32). La esfera Ehre cuyo contenido es una energía extra aportada por el Paráklito, se convierte así en una fuente de fuerza volitiva que el Yo consume para reforzar su propia esencia volitiva. Tal es la Gracia del Verdadero Dios: que el Espíritu revertido y encadenado no carezca jamás de la fuerza necesaria para concretar su liberación. Si la fuerza volitiva es insuficiente, el Yo dispondrá siempre de la posibilidad de RECLAMAR EL AUXILIO DEL PARÁKLITO. No obstante, su presencia transmutadora solo se manifestará a aquel virya que exprese una "actitud luciférica", vale decir, a quien haya recibido el mensaje del Gral de Kristos Lúcifer, el Enviado de El Incognoscible, y se haya alineado en su "bando guerrero". Sobre ese carácter AUXILIAR del Paráklito, aquí vamos a completar el concepto y a aclararlo recurriendo a su etimología; en cuanto a la referencia al "Gral de Kristos Lúcifer", cabe advertir que dicho tema será desarrollado con detalle en el inciso "Estrategia 'O' de los Siddhas Leales".

Paráklito es una palabra griega (παράχκητος) derivada de PARÁKLESIS (παράχκησις), llamamiento, petición de auxilio, solicitud de liberación, etc., donde se ve ya, el significado apuntado. El Paráklito es considerado así, en su origen, un "llamador de auxilio", un intercesor o abogado por la libertad, etc. El cristianismo empleó al principio con buen tino este vocablo para designar al Espíritu Santo o Mediador Divino, concepto que se acerca bastante al de la Sabiduría Hiperbórea: VOLUNTAD-DEL-INCOGNOSCIBLE-DE-LIBERAR-AL-ESPÍRITU. Pero, luego de la nefasta alianza entre los Emperadores romanos y la Iglesia, después del concilio de Nicea y subsiguientes, se "inventó" una "trinidad divina" y se incorporó el Paráklito a los Aspectos de Jehová-Satanas, envenenando definitivamente su significado original. Sin embargo, la palabra es hiperbórea y no por degradada dejaremos de usarla cuando nos convenga, remitiéndonos siempre al concepto de la Sabiduría Hiperbórea. La misma reserva guardaremos con respecto a otras dos palabras, GRACIA y CARSIMA, igualmente violadas por la teología católica y que ahora redefiniremos.

Al Paráklito, se lo denomina AGENTE CARISMÁTICO, según se dijo. La palabra CARISMA, así como también caridad, caritativo, etc., proviene de la raíz griega CHARIS o JARIS (χαρις) que tiene, entre otros muchos, el significado de GRACIA, atractivo, encanto, belleza, hermosura, donaire, garbo, elegancia, pero fundamentalmente, don divino. Esta misma raíz dio en latín a GRATIA, de donde procede la castellana GRACIA, y gratis, gratificar, grato, etc., con las mismas acepciones que en griego. También las GRATIA, las tres Gracias Divinas, registran el mismo origen: AGLAYA "la brillante", EUFROSINA "la alegría del corazón", y THALIA "la florida".

Etimológicamente, entonces CARISMA y GRACIA son palabras sinónimas. Sin embargo, para la Sabiduría Hiperbórea, ambas voces tienen un sentido levemente diferente: en CARISMA se reserva el carácter absolutamente trascendente que corresponde a la manifestación o expresión del Paráklito como AGENTE u OBRADOR DIVINO; de allí lo de "AGENTE CARISMÁTICO" como expresión del Paráklito. A GRACIA, en cambio, se la emplea para señalar la actitud del virya, cuando establece la vinculación carismática, es decir, la "actitud graciosa luciférica".

M – El tipo gracioso luciférico participa de la Mística Hiperbórea.

Durante la actitud graciosa luciférica, entonces, el Yo establece un contacto carismático con el Paráklito. Ello sólo puede ocurrir, de acuerdo con lo visto, en coincidencia con el éxtasis rúnico, es decir, cuando el Yo coincide en el infinito actual con la Runa Increada. Este concepto permite comprender con más exactitud la definición de Mística Hiperbórea expuesta en la Primera Parte. Para ello hay que dotar al concepto de "vinculación carismática" de su significado "colectivo"; vale decir, si, por un lado, la vinculación carismática significa también el contacto de los viryas entre sí por coincidencia carismática en el "marco" de una Mística Hiperbórea", es decir, en su "área estratégica". Por eso la Mística se define, pagina 240, como "una FORMA sostenida por un SER llamado Carisma". Bajo esta "forma" que, ahora se ve, no puede ser más que RÚNICA, existe un área estratégica en la que los viryas se conectan por la Sangre Pura, por el Símbolo del Origen presente en la Sangre Pura. Tal conexión, que vincula a los viryas con su "centro carismático" o líder, es también una experiencia extática denominada "éxtasis místico": la vinculación carismática, entonces, a la vez que conecta al Yo del Iniciado con el Paráklito, lo convierte en el "centro estratégico" de una Mística y lo vincula infaliblemente con los viryas perdidos que perciben su "carisma". "Este carisma, que poseen en alto grado lo líderes y que parece ser elemento indispensable para garantizar el éxito en la conducción de comunidades y la fundación de organizaciones colectivas perdurables, es el principio sobre el que se asienta una Mística. En efecto, una Mística Hiperbórea, o simplemente Mística, es siempre la percepción colectiva de un carisma que a su vez puede estar sustentado en la presencia de un líder visible o dimanar de un pequeño grupo de personas ocultas. Pero, cualquiera sea el caso, la vinculación carismática entre viryas siempre tiene por centro la Sangre, el Símbolo de Origen que constituye la herencia del Linaje Hiperbóreo" (página 238). "El carisma es la expresión del Paráklito o Espíritu Santo y SÓLO ES EXPERIMENTABLE SU RECUERDO a partir de la Minne sanguínea" (página 240): si este concepto es oscuro, se hará claro con sólo notar que el Símbolo del Origen, y las Runas que lo componen, sólo puede ser experimentado como RECUERDO, es decir, como el recuerdo del punto tau en la memoria de la Sangre, CUALQUIER ÉXTASIS RÚNICO IMPLICA SIEMPRE LA VIVENCIA DEL SÍMBOLO DEL ORIGEN, SU "RECUERDO". Continúa así el párrafo de la página 240: "Esto significa hablar de una experiencia absolutamente trascendente e individual a la que llamamos ÉXTASIS MÍSTICO y a la que no es posible ni imaginar relacionada con LO COLECTIVO en cuanto este concepto alude a lo relativo a "cualquier reunión de individuos", tal como lo define el Diccionario Sopena. ¿Qué queremos decir, entonces, al hablar de PERCEPCIÓN COLECTIVA del carisma? Respuesta: Que, "en el marco de la Mística", las experiencias carismáticas individuales, diferentes y únicas en sí mismas, coinciden sincronísticamente en tiempo y espacio. Lo que no significa en absoluto que tales experiencias sean COLECTIVAS en el sentido con que denominamos a las EXPERIENCIAS COMUNES o fenómenos cuya percepción, una y la misma, es compartida por muchos, tales como la observación de un eclipse o la audición de una melodía".

Según vemos, para la Sabiduría Hiperbórea "el carisma es el ser que soporta esa forma llamada Mística"; pero, "tal forma y tal ser son absolutamente trascendentes": ¿cómo pueden ser conocidos entonces? Respuesta: No con la razón ni con ningún sujeto anímico, es decir, no son el alma, no con el corazón, etc. Sólo se puede percibir la Mística Hiperbórea con la Sangre, en ese contacto estratégico entre la Sangre y el Yo perdido que explicamos con la alegoría del Yo prisionero, cuando el Yo, desligado de toda razón, de todo instinto, "escucha el canto de A-mort de los Siddhas". La Mística es, por otra parte, LA ÚNICA FORMA RÚNICA, VERDADERA Y ABSOLUTAMENTE TRASCENDENTE A LAS FORMAS ARQUETÍPICAS, QUE LE ES POSIBLE INTUIR A UN VIRYA PERDIDO SIN CONOCER LA SABIDURÍA HIPERBÓREA. Y ello ocurre solamente porque tal "forma rúnica" YA ES CONOCIDA por el virya, en el Origen, y guarda de ella un recuerdo en la memoria de la Sangre Pura.

La Mística Hiperbórea NO ES UN FENÓMENO DE CAMPO DE FUERZA, según se afirma en la página 238 de la Primera Parte, sino un modo sincronístico y acausal de contacto trascendente entre miembros de Linaje Hiperbóreo, viryas y Siddhas, y con el Paráklito. Ella es responsable de la vinculación carismática entre viryas y Siddhas Leales conocida como Aurea Catena o Cordón Dorado; los paúes SI se vinculan entre ellos, y con los Demonios de Chang Shambalá, MEDIANTE UN FENÓMENO DE CAMPO SEMEJANTE AL "MAGNETISMO" DE LA FÍSICA PROFANA, CAUSANDO EN VERDAD POR LOS ÁTOMOS GRAVIS DEL ESPACIO FÍSICO. Pero este grosero contacto gregario, propio de la histeria colectiva, no debe confundirse con la vinculación carismática. "El virya es un ente esencialmente dual: en su ser coexiste, junto a su naturaleza anímica, la manifestación trascendente del Espíritu, el Yo perdido que refleja en mayor o menor medida al Yo Infinito. Es decir, en el virya coexiste una naturaleza animal y una herencia hiperbórea. Cuando "despierta", cuando la vinculación carismática del Cordón Dorado lo pone en contacto con los Siddhas Leales o con un líder y accede a las vías de liberación, entonces el Yo Infinito se manifiesta en el Símbolo del Origen, dando lugar al Selbst y a la posibilidad de proyectar desde allí el Signo del Origen SOBRE el signo del cerco, produciendo un cerco infinito. Nace así la Mística Hiperbórea, la cual no es más que un cerco infinito con un contenido carismático, un espacio estratégico: el arquémona que produce el virya como acto de guerra individual es, ciertamente, una Mística personal, en tanto que la Mística racial es sólo el caso general de aquélla, la determinación de un arquémona o espacio estratégico para la transmutación y liberación espiritual de toda una comunidad carismática" (página 298). Sinteticemos el concepto. Los tipos gracioso luciférico del virya perdido actúan, comúnmente sin saberlo, dentro de una Mística Hiperbórea. Cuando se enfrentan a un símbolo sagrado y apelan a la voluntad graciosa para suspender la tensión dramática ello es señal inequívoca de que se han vinculado carismáticamente con un líder carismático, el Führer, por ejemplo, un Siddha Leal, con Kristos Lúcifer o con Wotan, etc. En cualquier caso, el virya perdido recibe un "aporte extra" de energía volitiva directamente del Paráklito que le permite advertir graciosamente la comedia montada por el Arquetipo o el Mito y SUSPENDER la tensión dramática. El Yo perdido se ve entonces momentaneamente inundado de valor, trasmutado por la voluntad graciosa, alerta y resuelto a actuar: para detener el proceso del símbolo sagrado a la vez que trascenderlo y conocer su esencia arquetípica. Pero la "energía extra" que otorga el Paráklito no es un "contenido" del Yo perdido, ni siquiera del Selbst, sino de la esfera de Ehre, LA CUAL DEBE SER CONSIDERADA, TAMBIÉN COMO UNA "MÍSTICA PERSONAL" O FORMA RÚNICA: SE CUMPLE ASÍ EL PRINCIPIO DE QUE "EL CARISMA", O "AGENTE CARISMÁTICO", SÓLO PUEDE SER CONTENIDO DE UNA MÍSTICA. Es lo que sucede con el tipo gracioso luciférico: se convierte en el "centro carismático de una Mística, su esfera Ehre, que parte de él y pueda transmitirse, por vinculación carismática, a otros viryas que la perciben con la Sangre Pura. Por eso los "jefes naturales" mandan y nadie discute su mandato, todos "saben", con la Sangre, que él es realmente superior; es el VALOR, la VOLUNTAD GRACIOSA, lo que delata su condición de Líder Carismático.

¿Por qué se participa de una Mística? Respuesta: por la Minne o memoria contenida en la Sangre Pura, por la potencia hiperbórea del linaje. De allí que carezca de sentido hablar en forma "colectiva" de los linajes hiperbóreos o suponer que sus miembros puedan encuadrarse en los patrones de la "psicología de las muchedumbres". Son las características de los pasúes las que encajan en tales patrones, característicos, también, de las poblaciones animales: en las muchedumbres, integradas por públicos heterogéneos, las tendencias animales del pasú y la pureza de Sangre, de cada uno de los miembros, da lugar a dos hechos simultáneos y contrapuestos. Las tendencias animales producen un fenómeno colectivo de "gregarismo" o "alma grupal"; la Sangre Pura actualiza el hecho de la raza Hiperbórea al vincular carismáticamente a sus miembros en el marco rúnico de la Mística. Ambos hechos constituyen dos "principios fundamentales" en las técnicas de control social, tal como es demuestra en el "Tratado de Estrategia Psicosocial de la 044.jpg". De manera que, "dentro de una Mística", no existen fenómenos colectivos, de campo de fuerza, causales, etc., sino una vinculación carismática, sincronística y acausal, que relaciona directamente, virya por virya, a cada uno con su Líder y Führer. Cabe repetir, por último, que el valor, tal como lo define la Ética Noológica, como voluntad graciosa, constituye el contenido de una Mística, la esfera Ehre, y, por lo tanto, no puede ser efectivamente ocultado o disimulado: con la Sangre la raza sabrá siempre, carismáticamente, místicamente, quiénes son en verdad sus Héroes, Líderes o Jefes.

Comprobamos, pues, que la actitud graciosa luciférica, que es el grado más espiritual que puede alcanzar un virya perdido, es decir estratégicamente desorientado sobre el Origen, es también lo más cercano al despertar y a la orientación: basta la actitud graciosa luciférica para que el virya esté en capacidad de concretar los dos Pasos de la solución de Wotan o, con otras palabras, sólo el tipo luciferico está en capacidad de acceder a la Iniciación Hiperbórea. De hecho, aunque sólo sea por un momento, la actitud graciosa luciférica concede ese estado de ALERTA que, como se explicó, es característica PERMANENTE del virya despierto o Iniciado Hiperbóreo. En resumen: el tipo gracioso luciférico está a un paso del virya despierto. Y queda en claro que la Mística, tal como la ha definido, es propiedad exclusiva del tipo gracioso luciférico: que no se hable, nunca, de "mística sacerdotal" ni se confunda el "éxtasis religioso", con el que muchos ejemplares del tipo sacralizante se conectan con el Demiurgo Jehová-Satanás, con la verdadera Mística Hiperbórea.

Responder