²

 

 

LIBRO  PRIMERO

 

 

“El Desaparecido de Tafí del Valle”

 

 

Capítulo I

 

 

Conocí a Belicena Villca cuando se encontraba internada en el Hospital Neuropsiquiátrico “Dr. Javier Patrón Isla” de la Ciudad de Salta, con diagnóstico de demencia senil irreversible. Siendo médico del pabellón “B”, de enfermos incurables, he debido prestar atención a la referida enferma durante un largo año en el que apliqué todos los recursos que la Ciencia psiquiátrica y mi extensa experiencia en la profesión me brindaban para intentar, vanamente, su recuperación. Como se verá más adelante, su historia fue escrita por ella misma en tanto permanecía en aquel triste encierro. Dedicó a ese fin todo el tiempo disponible, que era mucho, pues la junta médica la había autorizado a escribir “dado que tal actividad redundaba en evidentes resultados terapéuticos sobre el ánimo de la paciente”. Sin embargo, nadie sabía a qué se referían sus escritos y si ellos revelaban alguna coherencia lógica, información que hubiese sido útil poseer para confirmar o corregir el diagnóstico adverso. Dos motivos impedían conocer el contenido de sus manuscritos: el primero, y principal, consistía en que la enferma escribía en quechua santiagueño, una lengua que sólo se habla en su región natal; en secreto, al parecer, Belicena Villca tradujo los manuscritos al Castellano pocos días antes de morir; el segundo motivo era el celo homicida que ponía en evitar la lectura de los textos, lo que se tradujo, un día, en un violento incidente con una enfermera que osó posar los ojos sobre una de sus páginas. Mas, como lo que interesaba era mantenerla tranquila, y la escritura contribuía a entretenerla en ese estado, se optó por no contradecir sus maníacos deseos y se le permitió ocultar los manuscritos en un portafolios del cual no se separaba en ningún momento. No obstante, parte de su historia me fue relatada por ella misma mientras duró su convalescencia, ya sea mediante largos monólogos a los que frecuentemente la llevaba el psicoanálisis, en los días en que cierta estabilidad mental permitía esta terapia, o, involuntariamente, cuando el tratamiento de narcosis la sumía en un pesado sopor durante el cual, sin embargo, no disminuía nunca la actividad oral. Naturalmente, no podía darse crédito a sus declaraciones, no sólo por su condición de enferma mental, sino por el tenor de las mismas, que eran increíbles y alucinantes: nunca podría calificarse, con mayor justicia, a su relato como a la historia propia de un loco.                

  La situación de alienada de Belicena Villca seguramente desalentará a los lectores sobre la veracidad de los sucesos narrados. Es comprensible pues tan sólo un año atrás Yo mismo hubiese hecho todo lo posible por impedir la divulgación de un material que la prudencia, y la ética profesional, aconsejan mantener en los reservados ámbitos de la Historia Clínica y el Legajo Personal.

  Pero, he aquí que la súbita muerte de Belicena Villca vino a trastornar este racional punto de vista y me llevó a pensar que la Historia registra el paso de venerables figuras por las celdas de célebres loqueros. Recordé a Nietzche, Ezra Pound, Antonin Artaud, al ajedrecista Morphy, al matemático Cantor, y muchos otros. Razoné que aquellos famosos personajes presentaban cuadros de esquizofrenia aguda, como mi eventualmente, producirse estados de lucidez temporal donde la conducta es más o menos normal. Me dije que si Cantor elaboró la genial teoría de los números transfinitos en el manicomio y si Nietzche durante paciente, lo cual significa que la conciencia se halla fragmentada aunque no disuelta, y pueden, sus diez años de internado podía citar a Homero, Empédocles, y casi cualquier clásico, de memoria, y en griego antiguo, era posible, en una medida infinitamente menor, que el relato de Belicena Villca fuese en parte verdadero. Claro, este silogismo aparentemente inconsistente sorprenderá al lector; pero es que todo esto lo pensé de prisa, muy de prisa: porque Belicena Villca había sido asesinada.

 

 

 

Capítulo II

 

 

Aquel desagradable suceso, perturbó la marcha impecable del Nosocomio sumiéndonos a todos en un estado de malestar y angustia indescriptible. Especialmente afectado resultó nuestro Director, el eminente Dr. Cortez, quien temía que el escándalo llegase a mancillar el nombre del ilustre prócer local que lleva el Hospital, hecho que, según su clara lógica, influiría en los cheques que la poderosa familia del finado hacía llegar mensualmente. No cansaré al lector con detalles porque este caso fue muy comentado por la prensa y si desea hacerlo puede consultar el diario “El Heraldo” de Salta, en las ediciones de la semana que va del 7 al 15 de Enero de 1980, donde hallará toda la información. Sólo recordaré aquí lo esencial, ya que el desarrollo de este verídico caso, requiere considerar las extrañas circunstancias en que ocurrió el crimen y el misterio que lo rodeó; ... y que aún persiste, pues la Policía no logró esclarecerlo y dignos funcionarios manifiestan dudas sobre si ­ello será posible algún día. Porque dos elementos tan absurdos como irracionales intervienen de manera definitiva en el fatal desenlace, impidiendo toda posibilidad de realizar conjeturas coherentes; el primero es un hecho inobjetablemente verificado: el crimen se concretó en una celda para enfermos psicóticos herméticamente cerrada con una pesada puerta de acero, entre las 0,00 hs. y las 2,00 hs. del 6 de Enero, sin que nadie, absolutamente nadie hubiese entrado durante ese lapso. Esto se comprobó, felizmente, gracias a un suceso fortuito.

  Siendo la noche anterior 5 de Enero, es decir, día de festejo de Reyes Magos, parte del personal fue a repartir regalos al Hospital de Niños y al Orfelinato San Francisco de Asís. Entre ellos estaba nuestro eximio Director, Dr. Cortez, quien a las 23 hs. ya había regresado, luciendo aún el traje de Papá Noel y dispuesto a efectuar la recorrida diaria que, desde incontables años, realiza por todos los pabellones para recoger los informes finales. Pues bien, el propio Dr. Cortez vio por última vez viva a Belicena Villca a las 23,50 hs., cuando, a raíz de una crisis histérica en su segunda fase, promovió un general desorden en el pabellón “B”: corría desesperadamente en el reducido espacio de su celda, con los ojos fijos y desorbitados, mientras gritaba “Pachachutquiy”, “Pachachutquiy”, palabras que en ese momento eran incomprensibles, si bien reconocimos que se trataba del idioma quechua. Por otra parte, el ataque era sintomáticamente anormal en ella.

  El Dr. Cortez ordenó una inmediata dosis de Valium, sumiendo a la infortunada Belicena Villca en un sopor del que sólo habría de salir un instante para ver la Muerte de Cerca, tal como lo sugería la expresión de tremendo horror con que se hallaba crispado su rostro cuando fue encontrada, ya muerta, tres horas más tarde. Y aquí surge el misterio; el primer elemento que desconcertó y sorprendió a los avezados policías: luego de ser atendida la paciente, serían las 0,00 horas, todos nos retiramos de la celda siendo ésta cerrada por el Dr. Cortez, quien inadvertidamente guardó la llave en uno de los bolsillos de su traje de Papá Noel olvidando luego depositarla en el tablero general de llaves. A las tres de la mañana al ir la enfermera de turno a recorrer la ronda habitual, notó la falta de la llave, de la cual nadie supo dar parte. Dedujo de ello que habría sido llevada por el Dr. Cortez y, como los duplicados se encuentran en la oficina del mismo, no le quedó otra alternativa más que llamarle a su casa. No fue necesario hacerlo, pues la operadora del conmutador interno informó que el Dr. aún permanecía en el Hospital, aunque estaba a punto de retirarse. Avisado éste de su error, decidió subir al pabellón “B” para entregar la llave y realizar una breve inspección ocular. Es decir, que durante esas tres horas, la llave, único medio para abrir la puerta blindada de la celda, estuvo en poder del Dr. Cortez. Pero el Director del Hospital era un hombre de reconocida trayectoria social, cuyas virtudes morales han sido siempre exaltadas como ejemplo digno de emulación, y de quien, por último, nadie osaría dudar, ni siquiera el experimentado policía Maidana a cargo de la investigación del caso.

  En fin, el Dr. Cortez abrió la puerta de la celda acompañado por mí y la enfermera García exactamente a las 3,05 hs. Un olor penetrante y dulzón fue lo primero que nos llamó la atención. Era una fragancia como a sahumerio de sándalo o incienso y resultaba tan fuera de lugar allí, que nos miramos perplejos. Pero esto sólo fue un instante pues lo que vino después concentró toda nuestra atención.

  Belicena Villca yacía en su lecho, sin duda muerta desde un tiempo atrás, con el cuello tumefacto a causa del estrangulamiento a que había sido sometida. El arma homicida, una cuerda color marfil, estaba enlazada aún en su cabeza pero suelta ya. Y los dos extremos caían suavemente sobre el pecho hacia el costado de la cama.

  Era un espectáculo tan horrible que la avezada enfermera García lanzó un grito de espanto y tambaleó hacia atrás, debiendo sostenerla por los hombros, a pesar de que mis piernas no se hallaban del todo firmes. Y no era para menos; la muerta tenía las manos cerradas sobre las frazadas a ambos lados del cuerpo, posición en que debieron estar en el momento de la muerte y que la rigidez cadavérica conservó, lo que indicaba que no se había defendido de su misterioso asesino. Este debió infundirle tal terror que, aún observando cómo le pasaban el lazo por el cuello, y luego, sintiendo que el mismo se cerraba y le cortaba la respiración, sólo atinó a aferrarse desesperadamente a la frazada. Tal deducción se afirmaba al contemplar el gesto de la cara: los ojos muy grandes y desorbitados; y la boca entreabierta, permitiendo ver la lengua hinchada, que parecía quebrarse en una palabra inconclusa, algo que quizá ya nunca sería pronunciado, quizá la misteriosa pachachutquiy.

  Expondré ahora el segundo elemento absurdo e irracional que, al intervenir con el peso contundente de lo concreto, eliminó cualquier esperanza de obtener una pronta y simple solución. Me explicaré mejor. El hecho incomprensible de que la puerta estuviese cerrada con llave cuando se cometía el crimen, primer elemento, podía pasarse por alto estableciendo las hipótesis lógicas, aunque improbables, de que el asesino poseyese otra llave o que existiese una conspiración por parte de miembros del cuerpo médico, etc. Al fin y al cabo tales hipótesis las formulaba la policía y lo que ellos pretendían era despojar al caso de todo “misterio” o ilusión sobrenatural. Pero la cuerda color marfil, segundo elemento, consistía en un objeto demasiado tangible para pasarlo por alto.

  El segundo elemento fue la evidencia de que algo siniestro e irracional se había instalado irresistiblemente entre nosotros. Se trataba de una cuerda de un metro de largo; construida con cabello, al parecer, humano, trenzado y teñido. Pero lo insólito estaba representado por las dos medallas de oro, una en cada extremo, girando locamente en dos pequeños conos de oro. Las medallas en sí constituían lo más absurdo del conjunto: exactamente iguales en sus formas de Estrella de David, no lo eran, sin embargo, sus grabados e inscripciones. Una de ellas llevaba cincelado en relieve un trébol de cuatro hojas labrado en el hexágono central; la otra mostraba un fruto que, indudablemente, correspondía a la granada.

  Yo las encontré parecidas a ciertas joyas masónicas que vi en una exposición del Rotary Club; pero la familiaridad terminó en cuanto hice memoria y razoné que el único punto de semejanza entre éstas y aquéllas era la Estrella de David que, como todos saben, está formada por dos triángulos equiláteros entrelazados. Es un símbolo adoptado desde hace milenios por el pueblo hebreo para identificarse, tal como puede comprobarse hoy día viéndola en la bandera del Estado de Israel.

  Las partes posteriores de las medallas llevaban inscripciones. Mas, éstas, lejos de aclarar algo, aumentaban nuestra confusión pues estaban redactadas en dos idiomas distintos. Una frase, grabada horizontalmente en el centro, estaba escrita en caracteres hebreos, aunque tales signos no eran los mismos en cada medalla. Rodeando a estas palabras había otra inscripción en letras latinas, esta vez idéntica para ambas joyas. En ese momento nadie pudo aclarar a qué idioma pertenecía: “ada aes sidhe draoi mac hwch”.  Las palabras hebreas, por su parte, decían; en la granada hgiv; y en el trébol hvhi.

  Como se comprenderá, esta curiosa cuerda enjoyada daba toda la sensación de ser algo de uso ceremonial o religioso, atributo que el oficial Maidana captó de inmediato pues al examinarla no pudo evitar un gesto de repugnancia y una exclamación:

  –Puaj ¡esto es algo judío!

 

 

 

 

Capítulo III

 

 

Yo sé que mucha gente poderosa de nuestro país considera que todo correcto oficial de policía debe profesar imprescindiblemente la “ideología nacionalista”; y sé también que dicha indefinible ideología se opone a los grandes internacionalismos tales como el marxismo, la masonería, el sionismo, las corporaciones multinacionales, etc., y hasta a la política exterior de las potencias imperialistas. En la ideología nacionalista es creencia corriente que todas esas vastas organizaciones convergen en una cúpula de poder, situada en algún lugar del mundo, verdadero Gobierno Secreto al que llaman “Sinarquía Internacional”.

  La Sinarquía habría desarrollado una Estrategia cuya ejecución ha de conducir a la formación de un Gobierno Mundial que regiría sobre todas las Naciones de la Tierra. Las diferencias y contradicciones que se advierten entre las grandes organizaciones mencionadas serían de orden táctico y puramente exteriores; en los vértices de poder todas coincidirían y los esfuerzos generales estarían encaminados a cumplir la Estrategia sinárquica.

  En la ideología nacionalista es dogma, desde hace un siglo, que la Sinarquía ha sido fundada por los judíos con la pretensión de asegurarse el dominio del Mundo y dar así cumplimiento a profecías emanadas de la Biblia y a mandamientos del Talmud. Por eso los nacionalistas que sostienen estas ideas suelen odiar ardientemente a los judíos.

  No me sorprendió, entonces, la exclamación antijudía del Oficial Maidana; pero, entendiendo que se trataba de una impresión apresurada, traté de hacerle comprender que atribuir un origen judío a la cuerda homicida, sólo porque las medallas tenían forma de Estrella de David, era cuando menos aventurado: en efecto, tal símbolo es utilizado también por otras religiones o sectas como la Masonería, la Teosofía, los Rosacruces, las Iglesias Cristianas, etc. Además, le dije, estaba la granada y el trébol constituyendo una combinación extraña; ¿y las inscripciones indescifrables? ¿y el cordón de cabello teñido? No. No sería tan fácil calificar el conjunto.

 

  Aunque parezca increíble, algo faltaba en la celda de Belicena Villca: el portafolios con todos sus escritos. La policía, al enterarse de su contenido, y considerarlo como absolutamente carente de valor, descartó de inmediato una posible sustracción y se negó terminantemente a vincularlo al móvil del crimen: antes bien, intentó persuadirnos a nosotros de que el portafolios pudiese haber ido a parar al incinerador del Hospital, sea por accidente, sea por represalia de alguna enfermera fastidiada por el excesivo celo con que  lo cuidaba la enferma.

 

 

 

                                                                       Capítulo IV

 

 

Poco se sabía en el Hospital sobre Belicena Villca. Llegó en Diciembre del 78 en una ambulancia del Ejército. Dos fornidos suboficiales la acompañaron hasta la oficina del Director y entregaron a éste, una carta del Jefe del 230 Regimiento de Caballería con asiento en Salta, Coronel Mario Pérez, junto con un sobre conteniendo documentación y una ficha médica. En la carta, nos informó luego el Dr. Cortez, el Coronel le solicitaba que ingresara como paciente del Hospital a Belicena Villca “quien padecía una enfermedad mental debidamente comprobada por los médicos militares que firmaban los estudios adjuntos”. La mujer, oriunda de la Provincia de Tucumán, tenía un único hijo desaparecido durante la Gran Represión de 1977. Ignorando el paradero de éste, y, aparentemente abrigando la certeza de que las autoridades le negaban información, comenzó a moverse resueltamente por varias Provincias del Norte argentino e incluso salió del país, viajando por el interior de Bolivia y del Perú. Esa conducta resultó sospechosa para los Servicios de Inteligencia, quienes la sometieron a intensa vigilancia y finalmente la detuvieron.

  Fue durante los duros interrogatorios que se consideró la posibilidad de que Belicena Villca estuviera mentalmente desequilibrada, por lo que, luego de las consultas a médicos militares, se había dispuesto su traslado al Hospital Neuropsiquiátrico Dr. Javier Patrón Isla. En cuanto al hijo, el Ejército nada sabía de su paradero ni si militaba en alguna organización subversiva; su desaparición justamente alertó a las autoridades pues se pensó que había pasado a la clandestinidad. Esta idea se afirmó al conocerse la sorprendente actividad de la madre, asunto que motivó finalmente su detención. La información precedente la suministraba el Coronel para que no se diera crédito a las historias o a los reclamos que pudiera hacer la enferma.

  Según el Dr. Cortez el tono de la carta no admitía réplica; era casi una orden internar a Belicena Villca. En su criterio se debian considerar dos posibilidades: o la mujer enloqueció durante el “interrogatorio”, o la historia que planteaba el Ejército era real. Lo que debía descartarse de plano era una tercera variante: que supiera algo sobre la subversión... En ese caso habría sido ejecutada. Corrían tiempos difíciles en ese entonces; la Argentina ocupada militarmente en 1976, venía soportando una represión tremenda que comenzó con el exterminio de los famosos “guerrilleros nihilistas”, tal la calificación oficial, y concluyó con un baño de sangre digno de Calígula, donde cayeron, amén de los míseros guerrilleros, gente de toda laya. Los muertos y desaparecidos se contaban por millares y, en atmósfera tan peligrosa, no era bueno para la salud discutir las directivas militares.

  –Ya vendrán tiempos mejores –nos decía el Dr. Cortez– recuerden que los militares se rigen por las leyes de la Estrategia. –Y con su habitual erudición, nos citaba a Maquiavelo, genio de la Estrategia, que en su obra “El Príncipe” dice: “... al apoderarse de un Estado todo usurpador debe reflexionar sobre los crímenes que le es preciso cometer, y ejecutarlos todos a la vez, para que no tenga que renovarlos día a día y, al no verse en esa necesidad, pueda conquistar a los hombres a fuerza de beneficios”. “Porque las ofensas deben inferirse de una sola vez para que, durando menos, hieran menos; mientras que los beneficios deben proporcionarse poco a poco, a fin de que se saboreen mejor”.

  Esta era, para el Dr. Cortez, la filosofía del Gobierno.

  Recuerdo como si fuera hoy cuando acompañé a Belicena Villca al pabellón “B”, impresionado por su trato culto y su sencilla prestancia. Sin ser realmente alta lo parecía debido a su cuerpo menudo pero erguido; el cabello negro y lacio, de suaves filamentos, le caía hasta la cintura. Los ojos, ligeramente rasgados, eran verdes y la nariz, algo prominente daba un efecto de firmeza al rostro, enmarcado en un óvalo casi perfecto. Su boca, proporcionada, era de labios carnosos; las cejas: pobladas y rectas sobre los ojos. Todo en ella emanaba un aire vital que para nada delataba una edad de 47 años y, a pesar de que los rigores pasados dejaron su huella demacrante, se adivinaba que en su juventud había sido una mujer de extraordinaria belleza.

  Los estudios realizados en el Hospital, confirmaron que Belicena padecía algún tipo de esquizofrenia, por lo que el Dr. Cortez, no tan sensible a consideraciones estéticas, decidió mantener el diagnóstico de los médicos militares “demencia senil irreversible” aunque tal valoración fuese totalmente injusta.

  Mientras caminaba por los pasillos rumbo al pabellón “B” recibí la primera de las incontables sorpresas que me daría el trato con Belicena Villca y su extraña historia. Leyendo el letrero de material plástico con mi nombre, abrochado en el bolsillo de la chaquetilla, dijo:

  –Dr. “Arturo Siegnagel”. Tiene Ud. un nombre mágico: “oso de la garra victoriosa”. ¿Lo sabía?

  –Supongo que sí –respondí, mientras traducía mentalmente: Arturo, del griego arctos, significa “oso”; Sieg quiere decir “victoria” en alemán; y nagel, “garra” en el mismo idioma–. Lo que me sorprende –agregué– es que lo sepa Ud. ¿Entiende griego y alemán?

  –Oh, no es necesario Dr. Yo veo con la Sangre. Sé lo que siempre supe –me dijo con una sonrisa candorosa.

  ¡Sí que está enferma!, pensé neciamente, creyendo que aludía a la teoría de la reencarnación como hacen los espiritistas, clientes permanentes de nuestros pabellones. En ese entonces no podía imaginar ni remotamente que algún día haría esfuerzos inusitados por recordar cada una de sus palabras para analizarlas con gran respeto.

 

 

 

                                                          Capítulo V

 

 

No debe sorprender que la policía archivara el caso a poco de haber comenzado la investigación pues, tras cada paso que daba en pos de esclarecerlo, todo se tornaba más confuso, siendo injustificable el depositar tanto esfuerzo en un crimen que, parecía, a nadie interesaba resolver. En primer lugar, porque Belicena Villca no tenía familiares conocidos que reclamasen justicia; pero, principal-mente, por el misterio que rodeaba al asunto: ¿cómo entró el asesino en la celda herméticamente cerrada?; ¿por qué utilizó una valiosa cuerda enjoyada para matar a una alienada indefensa?; y, lo más incomprensible: ¿cuál podía ser el móvil del crimen, el motivo que hiciese inteligible lo ocurrido?

  No había respuesta para estos y otros interrogantes que surgían y, al pasar el tiempo sin que se avanzara un palmo, el caso fue prudentemente cerrado por la Policía.

  A los dos meses nadie hablaba del crimen en el Hospital Neuropsiquiátrico y eran pocos los que algunos meses más tarde recordaban a la malograda Belicena Villca.

  La rutina diaria, el trabajo fatigoso, los problemas cotidianos e inevitables, todo contribuye a que el hombre mundano, sumergido en el devenir de su Destino, se torne impermeable al dolor ajeno o a aquellos fenómenos que no afectan permanentemente su realidad concreta.

  Yo no soy la excepción a la regla y, en cuanto toca a lo aquí narrado, seguramente habría olvidado el horrible crimen acosado por las obligaciones de mi residencia médica, la atención del consultorio, o las clases de Antropología americana que sigo como curso terciario de post-grado.

  Digo “habría olvidado” porque la historia de Belicena Villca invadió de pronto mi propio mundo trastornándolo todo; conduciéndome hasta el borde del abismo demencial en que ella sucumbiera.

  Como dije, la Policía se desinteresó bien pronto del crimen; luego de las declaraciones de rigor prestadas en los días subsiguientes, ya no nos molestaron más y la vida retornó a su ritmo habitual. Al cadáver de Belicena Villca se le practicó una autopsia, que sólo sirvió para confirmar lo ya supuesto por nosotros: la muerte fue ocasionada por estrangulamiento con la cuerda blanca. Como no tenía parientes conocidos, se envió un telegrama a su único visitante, un indio chahuanco radicado al parecer en la Provincia de Tucumán; pero al transcurrir un cierto tiempo sin que éste acudiera, se procedió a inhumar los restos en una necrópolis local.

  En esos días, mediados de Enero, pleno verano norteño, mi única preocupación consistía en planear las vacaciones anuales que comenzaban el día 20 y se extendían hasta fines de Febrero. Sin duda tendría tiempo de hacer algunas excursiones y preparar las materias que rendiría en Marzo.

  Justamente, en una visita que hice a la Facultad de Antropología de Salta para inscribirme en un examen final, me crucé con el Profesor Pablo Ramirez, Doctor en Filología de prestigio y al cual conocía por haber asistido a uno de sus cursos de lenguas amerindias. Al verlo se me ocurrió, súbitamente, hacerle una consulta:

  –Buenos Días Dr. Ramirez. Si no le incomoda perder sólo un momento quisiera preguntarle algo...

  –Buenos Días Dr. Arturo Siegnagel –respondió mientras inclinaba cortésmente la calva cabeza–, Ud. dirá.

  –Verá Dr. Ramirez, hace unos días falleció una paciente en el Hospital Neuropsiquiátrico donde soy Médico y, antes de morir, pronunció una palabra quechua, algo así como “pachachutquiy”; yo traduzco pacha = Mundo, chutquiy = desmembrar: o sea “desmembrar el Mundo”. Como esto no tiene sentido, desearía que Ud. me diga si hay alguna otra acepción para esa palabra. –Trataba de no dar información sobre la extraña muerte. El Profesor Ramirez escuchó mi traducción con visible desagrado.

  –¿De qué parte era oriunda su paciente?

  –De la Provincia de Tucumán; parece que siempre habitó en los valles calchaquíes, aún cuando últimamente había viajado al Norte, incluso a Perú y Bolivia. Pero de tales viajes sé muy poco pues jamás aceptó comentarlos.

  –Bien –dijo el Dr. Ramirez con impaciencia–. Como Ud. sabe, el quechua tiene muchos dialectos; pero, de acuerdo a la filiación que me ha dado, le sugiero considerar lo siguiente: si bien pacha es el “Mundo”, o la “Tierra”, como en pachamama = Madre Tierra, en el quechua santiagueño pacha también quiere decir “Tiempo”. En este dialecto, “chutquiy” es el verbo transitivo “dislocar”, por lo que su palabra significaría “dislocar el Tiempo”; o “dislocación del Tiempo”, en un sentido más actual.

  Debo confesar que una sensación de alarma me invadió mientras escuchaba al viejo Profesor, pues algo interior, un secreto instinto, me decía a gritos que si había alguna explicación para el asesinato de Belicena Villca, ésta se encontraba más allá de la comprensión normal, en un ámbito en que seguramente regían leyes ignoradas por el hombre. ¿Qué era esta “dislocación del Tiempo” sino un concepto oscuro, inaprensible, que se resiste a la razón pero que guarda un nexo evidente con el asesinato? ¿Cómo se entiende, si no es aceptando la intervención de lo desconocido, el hecho de que alguien o algo pueda ingresar en una celda cerrada con llave, perpetrar un asesinato, e irse tranquila-mente, dejando tras de sí la cuerda mortal, o sea, la prueba de la presencia inexplicable? Sí, había en todo esto como una calculada negligencia, como si el asesino quisiese dar una mínima muestra de su inmenso y terrible poder en un alarde de demencial orgullo.

  Visiblemente perturbado, me despedí del Profesor Ramirez y regresé sobre mis pasos, mientras una certeza se afirmaba cada vez más en mi cerebro: Belicena Villca sabía que un peligro mortal la acechaba cuando gritaba pachachutquiy,  pachachutquiy.

 

 

 

 

Capítulo VI

 

 

El asunto me intrigaba y, aunque dudaba que se hubiese avanzado algo, decidí conseguir toda la información posible sobre el crimen. Cuando discutimos con el Oficial Maidana sobre la probable filiación de la cuerda enjoyada, quedé con esté en acercarle alguna publicación masónica para que comprobara la similitud, sólo exterior, de las medallas, con unas joyas destinadas a rituales de distintos grados de dicha organización. En su momento no pensaba cumplir dicha promesa, que hice en un desesperado intento por convencer a los policías del carácter ritual del asesinato, al ver que estos evadían el bulto y buscaban una solución racional que, a mi juicio, no existía.

  Ahora pensaba valerme de ella como excusa, para obtener información. Busqué los tres enormes tomos del “Diccionario de la Francmasonería” en la Biblioteca de la Universidad y me dirijí a la Jefatura de Policía. En Salta ésta ocupa un antiguo edificio colonial pegado al Cabildo, frente a la plaza principal, florida y provinciana. Estacioné el automóvil junto a un parquímetro, a varias cuadras de mi destino y caminé por la calle Belgrano rumbo al centro.

  Al llegar a la Iglesia del Sagrado Corazón, con su edificio de más de 300 años, iba pensando en la juventud de la América Blanca ante la milenaria Europa; a pesar de que aquí no se construyó nada más atrás de 400 años, nos estremece lo secular, que sentimos antiguo y remoto.

  Me faltaba transitar la cuadra de la recova con sus arcos centenarios, bajo los cuales se puede tomar un café y leer el diario o simplemente contemplar los altos cerros lejanos que rodean el Valle de Lerma.

  Atravesé varios pasillos de aspecto sombrío, hasta encontrar una puerta coronada por un cartel enlozado cuyas cachaduras apenas permitían leer “Oficina General de Investigaciones”; más abajo otro cartel, de plástico, anunciaba “Subcomisaría Maidana” “Llame antes de entrar”.

  Las cosas salieron mejor de lo que Yo esperaba. Mientras el Oficial Maidana, con salvaje alegría, examinaba los Diccionarios, en mis manos se deslizaban febrilmente las pocas fojas del expediente caratulado: “Belicena Villca, Homicidio intencional”.

  Así, acompañado por los insultos que el policía nacionalista lanzaba cuando algo de lo que leía causaba su furia, pude averiguar lo que deseaba.

  Se habían practicado análisis varios a la cuerda homicida, siendo ésta destruída en parte durante los ensayos. Una de las medallas fue “fundida y el material sometido a análisis de Espectroscopía Molecular”, citándose en fojas el “informe final” y remitiéndose al “informe principal adjunto, para cualquier discusión sobre la interpretación del mismo”. La conclusión era que, de acuerdo a los minerales y metales que intervenían en la aleación del oro, éste tendría como seguro origen un país de Europa: España. Con más precisión se mencionaba la Zona Río Tinto, en la provincia de Huelva.

  –¡Caballero Kadosch!: ¿qué carajo quiere decir esto Dr.? –interrumpió bruscamente mi lectura el Oficial Maidana, que leía “Ritual del grado 30”.

  –Es una palabra hebrea que significa “muy Santo”. El título sería “Caballero muy Santo” –dije.

 

  El Oficial tenía los ojos inyectados en sangre.

  –¡Sargento Quiroga! –gritó–. ¡Venga a ver lo que hacen los masones!

  El sargento acudió presuroso.  Era un criollo fornido como un quebracho, pero de evidente pocas luces, quien sumó su voz obsecuentemente al concierto de maldiciones que ejecutaba el Oficial.

  Seguí leyendo el expediente. Un trozo de la cuerda de pelo se envió al Laboratorio de Análisis Patológico de la Facultad de Medicina. El informe remitido por la Universidad, indicaba que el pelo era cabello humano, posiblemente de mujer; la substancia usada en el teñido era simplemente lechada de cal, a la que se agregó algún jugo vegetal ácido para restar alcalinidad.

  Pero lo más curioso era que la Universidad podía certificar la raza a la que pertenecía la mujer a quien se cortó el cabello fatal; la sección ovalada de las fibras pilosas estudiadas, no dejaban lugar a dudas: Raza blanca  . Las otras Razas tienen un pelo de sección redonda, según los especialistas.

  Esto era casi todo. Estaban las declaraciones nuestras y el Informe Forense. También un informe del Ejército, con la misma historia ya conocida, donde veladamente se sugería no escarbar mucho.

  Seguían papeles burocráticos sin importancia, sobre la inhumación y otros aspectos de la investigación; pero sobre el crimen en sí, no se había avanzado mucho.

  En resumen:

a – Huellas dactilares: no había otras que las de la occisa y el personal del Hospital.

b – Otra llave: no constaba.

c – Peritaje en la puerta: indicó que los goznes estaban intactos, igual que la cerradura. No hubo forzaduras con ganzúa, barreta, ni de ninguna especie.

d – Peritaje forense: muerte por estrangulamiento.

e – Peritaje del arma homicida: cuerda de pelo hu­mano, teñida con cal.

       Medallas de oro español de significado desconocido.

        

  Ni una palabra sobre la desaparición del portafolios y, por lo visto no se había considerado útil investigar las leyendas grabadas en las joyas.

  –... perros judíos! –gritaba el Oficial, que leía el artículo “Jesuita” donde hay un cuadro titulado “La Compañía de Jesús vista por la Masonería” en el cual se ve, entre innumerables símbolos de todo tipo, al Superior General de la Orden Jesuíta sentado sobre una montaña de cráneos, de donde asoma también la cruz de Cristo.

  Como buen Nacionalista Católico se sentía agraviado, ofendido personalmente, por la “perfidia” de la judeomasonería. No creí conveniente aclararle que la Compañía de Jesús creó, en el siglo XIX, el “Rito Masón del Real Arco”, el cual fue finalmente adherido al “Gran Oriente Inglés” del “Rito Escocés Antiguo y Aceptado”, con lo que ambas organizaciones establecieron puntos de contactos permanentes. Desgraciadamente la prueba está a la vista hoy día, al considerar el marxismo aristocrático que sustentan los pensadores jesuitas. Sería ridículo admitir la existencia de una Sinarquía Internacional y creer que la Iglesia Romana, organización temporal, está exenta de su control. Pero sería inútil; el oficial no aceptaría ese razonamiento.

 

  Cargué los pesados tomos y me despedí del Subcomisario Maidana.

  –Adiós Oficial; si me necesita no tiene más que llamar al Hospital.

  –Hasta siempre Dr. Le agradezco la colaboración que nos ha prestado.

 

 

 

Capítulo VII

 

 

Era Viernes y podría descansar el fin de semana en la vieja casa solariega de Cerrillos, un pueblo bellísimo que se encuentra a 18 km. de Salta, sobre el mismo camino que conduce a Cafayate, en el corazón de los valles calchaquíes, y, más allá, a Santa María de Catamarca. Allí vivían mis padres, ancianos ya, y una hermana viuda con dos niños.

  La perspectiva de verlos y pasar unos días con ellos siempre me colmaba de alegría; así pues no debe impresionar a nadie que unas horas más tarde, mientras conducía el automóvil por el camino bordeado de viñas, no pensase más en el horrible crimen.

  Sin embargo, estaba escrito que la paz sería breve: en menos de una hora mi vida se hizo trizas y un futuro de Médico, Antropólogo, Catedrático, es decir de profesional cabal, desapareció como probable Destino para mí. En la casa de mis padres me esperaba la carta de Belicena Villca y el comienzo de la locura. ¡Si tan sólo no la hubiese leído! ¡Cuánto dolor, muerte y duelo causé a mis seres queridos por haber leído aquella carta y, lo más nefasto, haber creído en lo que ella decía! ¡Y con seguridad, nada nos habría pasado de no recibir la carta!

  ¡Cuánto me arrepentiría tres meses después por haberle dado crédito, en ese mismo lugar! El lunes siguiente comenzaban mis vacaciones, y al volver al Hospital, en Marzo, todo estaría olvidado. ¡No debí leerla: esa fue mi última oportunidad de continuar siendo normal, es decir, cómoda y mediocremente normal, amado por todos, res-petado por todos, y, desde luego, por el Buen Creador! ¡Sí, no es una blasfemia: el Buen Dios Creador debía estar orgulloso de mí: no interfería para nada sus grandiosos planes, y contribuía en la medida de lo posible al Bien común ¿qué más se podía esperar de un humilde Médico Psiquiatra salteño? Pero mucho me temo que ahora que lo he perdido todo, hasta he perdido el favor del Creador. Habrá que leer la carta de Belicena Villca y conocer el resto de la historia para disentir o coincidir conmigo.

  Como dije, no debí haberla leído y todo habría continuado igual. Pero está visto que en la vida de ciertas personas hay como trampas cuidadosamente montadas: basta tocar un resorte para que se desencadenen mecanismos irreversibles.

 

 

 

Capítulo VIII

 

 

Canuto, el perro ovejero, se acercó corriendo para festejar mi llegada, mientras maniobraba con el coche y cerraba la tranquera. Todavía me faltaba recorrer otros doscientos metros hasta la casa; hice subir a Canuto en el asiento delantero y arranqué. Así era siempre; manejaba con una mano y con la otra acariciaba al viejo can durante esos doscientos metros, que le pertenecían sólo a él.

  Vi acercarse la figura de mis padres, sentados bajo los centenarios lapachos del patio y sentí las risas de mis amados sobrinos. Era la familia, una de las cosas más bellas que puede concebir un solterón empedernido como Yo.

  Bongiorno a tutti –bromeé mientras bajaba el maletín y buscaba las consabidas golosinas para los niños–. ¿Qué tal van las viñas Papá?

  –Mejor que nunca Arturo. ¡Hay unas uvas que son la gloria de Baco! pero ¿de qué nos sirve esta abundancia si este año no tendremos vendimia? ¡Oh Mein Gott! ¡Este gobierno llevará a todo el mundo a la quiebra!

  –Bueno Papá, calma, ya no tienes que hacerte mala sangre. Mira, te traje un regalo.

  Le alcancé el cassete de Angelito Vargas y, mientras lo colocaba en el reproductor portátil, sorbí el mate que mi hermana cebaba y hacía circular silenciosamente de mano en mano.

  –Toma hijo, hace cinco días llegó una encomienda para ti. La retiramos para hacértela llegar, pero como nadie iba para Salta quedó aquí. Debes dar tu domicilio de la Ciudad; algún día puede llegarte algo urgente aquí y tú no estarás..., –Mamá continuó riñéndome en tanto la voz de Angelito Vargas desgranaba el tango “A Pan y Agua”. Pero Yo no escuchaba nada. Absorto en el remitente del paquete, donde claramente se leía “Belicena Villca”, mi corazón parecía haberse detenido.

  El paquete contenía el portafolios y, dentro de él, un sobre con una extensa carta, tan extensa que, se diría, Belicena Villca empleó todo su tiempo libre, durante meses, en escribirla. A continuación la transcribo sin quitar ni agregar una coma. Deseo que el lector comparta en toda su dimensión el Misterio que se abría ante mí al leer aquella  asombrosa misiva. El sobre ostentaba una leyenda, escrita a mano con fina caligrafía:

                     

 

Dr. Arturo Siegnagel

PRESENTE

 

        

  Rasgué el sobre y leí febrilmente: