Relato


SE DEVELO EL MISTERIO DE MARÍA:

El Papa Juan Pablo y su Mandato

 

FORO Quintadominica

 


(21ra Parte).

HOME


Este documento esta compuesto de Sesenta y Cinco Partes y el libro de mi Hijo:




Guardar Archivo

Para imprimir lo que está viendo en este relato, elija simplemente el ícono de la impresora en su navegador y luego seleccione el dispositivo de destino y la calidad de impresión como lo hace normalmente.


 

El Papa Juan Pablo y su Mandato

Octubre 18 de 2.003, Rosario Cuna de La Bandera

 

Este tema merece un capitulo aparte: EL PAPA.... que se entregó humilde y sumiso a cumplir su mandato.... El Mandato de DIOS.

Su vida entera la ofrendó siendo el fiel representante de Dios en la tierra su "Divina Palabra", fue como un manto protector en le Mundo, incansable, no supo de agotamientos ni desmayos.

Su único destino era llegar y partir.

No Hizo distinción de raza credo o color, todos fueron y son hijos del creador, bregó por la paz y unión de todos los pueblos.

Se sinceró como ejemplo siendo por muchos imitado, cumplió como nadie con la grey.

El Papa con su misión cumplida en la tierra espera su absolución, solo espera la bienaventuranza y ser recibido como una oveja más en su rebaño, trató como nadie de encarrilar a su manada, a las ovejas descarriadas.

La Feligresía del Mundo lo venera.

Sea el ejemplo de los papas venideros, por siempre amen.

 

Con fe y humildad María

 

 

ARZOBISPADO DE ROSARIO

ENCUENTRO EUCARISTICO NACIONAL

Jubileo 2.000

 

Córdoba fue la Casa de todos.

 

La celebración del Encuentro Eucarístico Nacional convirtió a la capital mediterránea en "ciudad santa" durante tres días. Miles de peregrinos llegaron desde todas las provincias.

Juan Pablo II envió un representante. El "histórico" pedido de perdón en el Jubileo de los Bautizados. Las repercusiones. Solidaridad y Ecumenismo. La fiesta fue de los jóvenes.

Bajo el lema "Lo reconocemos al partir el pan", la Iglesia Católica Argentina realizó el Encuentro Nacional Eucarístico en la capital cordobesa, durante los días 8, 9 y 10 de septiembre, con la participación de alrededor de 200.000 personas.

El Papa Juan Pablo II envió un representante especialmente asignado a tal efecto, el Cardenal venezolano Monseñor Rosalío Castillo Lara, quien junto al presidente de la Conferencia Episcopal Argentina, Monseñor Estanislao Karlic, el arzobispo de Córdoba, Monseñor Carlos Ñañez, y el coordinador general del encuentro, Presbítero Rodolfo Frizza, ofreció previamente al acto de la inauguración oficial, una conferencia de prensa en un hotel céntrico.

El predio principal elegido para el desarrollo de los actos centrales fue la Bajada Pucará del Parque Sarmiento, ubicado a unas cuadras de la estación terminal de ómnibus, y donde se montó un gigantesco escenario con estructuras y equipamiento audiovisual de alta tecnología.

En diversos lugares de la ciudad, las actividades fueron realizadas cada día en torno a un tema de reflexión: el del viernes fue el "Encuentro y Conversión", el del sábado, "Comunión y Solidaridad", y el del domingo, "Evangelización y Misión".

 

  

El enviado del Papa su Santidad el Cardenal Rosalío Castillo Lara con amigos de mi hijo


Pedir perdón buscando la reconciliación

 

La Iglesia pidió perdón y confesó sus culpas, errores y omisiones, imitando el ejemplo propuesto por el Papa Juan Pablo II cuando pidió solemnemente por los pecados pasados y presentes de los hijos de la Iglesia.

El día viernes a las 20:30, frente a 150 mil fieles y a las cámaras que transmitieron para todo el país, Monseñor Estanislao Karlic, en nombre de toda la Iglesia Católica Argentina, y luego de encomendarse al Espíritu Santo, confesó los pecados cometidos.

Presidió la ceremonia, acompañado de un obispo, un sacerdote, una religiosa y un laico, representados de tal manera, los distintos estados de vida en la Iglesia.

Las repercusiones en no se hicieron esperar. Desde los distintos sectores de la vida nacional, se expresaron públicas adhesiones al "gesto de valentía y franqueza con que la Iglesia pide perdón y busca la reconciliación de los argentinos, y que otros debieran imitar". La purificación de la memoria, es uno de los signos propios del Jubileo, que exige este acto de valentía y humildad para reconocer las faltas cometidas por quienes llevaron y llevan el nombre de cristianos. En este sentido, quien es perdonado tendrá la posibilidad de perdonar, y quien se reconcilia con Dios, podrá alcanzar la reconciliación.

El acto de apertura del encuentro finalizó con la celebración de la santa misa concelebrada y presidida por el enviado de Su Santidad, el Cardenal Rosalío Castillo Lara. Durante su homilía destacó que "desde siempre, en esa atormentada historia humana, está Dios buscando frutos de reconciliación" y que "el perdón no elude la justicia pero sí hace que la exigencia de justicia no sea una venganza disfrazada. El perdón es una dimensión fundamental de nuestra fe. Lo necesitamos y lo pedimos a diario muchas veces en el Padre Nuestro, y nos será dado sólo en la medida en que nosotros perdonemos a los que nos ofenden".

 

 

Volver Al Principio.