Relato


SE DEVELO EL MISTERIO DE MARÍA:

Bastón de Mando

 

FORO Quintadominica


(25ra Parte).

HOME


Este documento esta compuesto de Sesenta y Cinco Partes y el libro de mi Hijo:




Guardar Archivo

Para imprimir lo que está viendo en este relato, elija simplemente el ícono de la impresora en su navegador y luego seleccione el dispositivo de destino y la calidad de impresión como lo hace normalmente.


 

Bastón de Mando

 

Mi contacto con el Bastón de Mando.

Así como está publicado, en Ciencia Hermética, es el Bastón.

Voy a aclarar algo sobre el tema del Bastón de Mando, yo no tengo ni con que empezar, solo diré que me sucedió.

Como de costumbre, siempre en todo reina el misterio y otro poco que se lo quiere mistificar a un rango súper.

Yo particularmente, que no se ni tengo idea, ni del valor de lo superior o absoluto, no se si una cosa es importante, valiosa, superior... en fin, no se calcular, medir o sopesar.

Comienzo con el relato.

En una oportunidad como dice en el artículo, el Doctor Guillermo Alfredo Terrera, lo invitó a nuestro amigo, y de ambos.

Nos invitó a ir a su casa que nos mostraría algo, principalmente a mi hijo.

Fuimos tomamos el té junto con la señora y nuestro común amigo El Siniestro.

Luego al terminar el té nos lleva al segundo piso y nos muestra, que sobre la mesa o escritorio y sobre una tela tenía el Bastón, yo como no entendía nada ni sabía que era eso, para que servía, me quedé alejada, y los tres eran pura exclamación, yo lo miraba, y pensaba... “que lindo, parece un obelisquito, en miniatura... ¿para qué será?”... y hablaban y decían: “¡lo que era eso... y tenerlo allí!

Pero para mí, no aclaraban nada, pero ellos sí sabían de qué se trataba y decían de la fuerza y energía que tenia.

Al final se fueron los tres charlando y yo me quedé solacen el obelisquito y me dije: “qué lindo”... y comencé a pasar como a un centímetro por arriba, la mano de punta a punta, y me gustó la energía que emanaba, entonces lo alce y como en una oración, ice unas invocaciones a lo alto sobre mi cabeza, y parecía que se me movió el piso, casi me voy de espalda, era tal la fureza y la energía que me dio la impresión que el mundo se inclinaba, el piso... como cuando la canoa, se inclinaba en el sobrepeso... en eso suenan los teléfonos se arma un despiole, que yo me aterre, ya que gritaban: “¡heee!!!, qué están haciendo!”... de todos lados, de varios países, hasta del aeródromo, que se habían vuelto locos los relojes, los aparatos, instrumentos de los aviones, que se yo, todo se volvió loco y suben los tres y me dicen: “¿¡hiciste algo!?”...  y yo del jabón que tenía digo: ¿yo, que voy a hacer?, y Terrera me decía: ¡no lo tocó! – “no que lo voy a hacer, no para nada”, el siniestro amigo nuestro me miraba y se reía le decía a mi hijo: “debe haber sido su mamá” y mi hijo me decía: “vieja decime la verdad, mirá que vos no sabes lo peligroso”...  y yo menos: ¿pero cómo se te ocurre?, yo no se si mi cara me vendía, el terror que tenia y pensaba: "huy!, que habré echo"... y me quería meter bajo tierra

Lo cuento ahora que ya no están ninguno de los tres, si no me trituran.

Pero yo digo si ese Bastón es tan poderoso, yo espero que él, en serio cambie el mundo, que se terminen las guerras, las infamias entre los países, la miseria, el hambre, ya se que no nos merecemos tanto, pero... ¿otra oportunidad?

Yo le pedí al bastón... pero debía ser mucho, porque mi hijo casi me mata.

Esto fue a la hora del té, a mi hijo y a mí nos llevó en el auto el Siniestro, eran las 12 y media de la madrugada y aun seguían llamando de los lugares más remotos, de Bahía Blanca, Jorge Sclavi: ¡Heee, que hacen!...

A los días Terrera, nos llamó para escuchar los discos, Telúricos, de otras etnias, a mi me sonaban, como gemidos Ancestrales, queme hacían estremecer asta el alma.

¿Al final una mentirita piadosa?, no creo que mate a nadie, uff...

En cuanto al escritor chileno, deja mucho que desear por lo cual le publico los escritos de mi hijo como propios y no tubo, un ápice de escrúpulos ni moral, o la grandeza de decir la fuente, de donde fue escamoteado.

Mi hijo se lo reprochó e insultó, pero que le hace una raya más a la cebra, con la diferencia, que otros, le realizaron señores juicios, pero él savia muy bien a quien joder sin problemas.

Pero por mi hijo... no había problema, ¡el tema era que yo me rompí el alma!, para que él estudie y le sacaba créditos en cuanta librería podía, para comprarle libros, para que se informe e investigue, para escribir el Libro, no lo hacía ni él ni yo por deporte como él, ¡así... cualquiera es escritor!.

Y esas editoriales, va mi agradecimiento:

Editorial Ross – Martín Fierro – Kier – Ameghino.

Trabajaba dos turnos, uno era para los libros.

Pero no en vano ese señor chileno, usa capa como los vampiros y habita un castillo, ¡o casualidad!

Con fe y humildad, maría

 

 

...otros estudiosos e investigadores que conocieron de la presencia del Toqui Lítico en el cono sur americano, fueron el ingeniero alemán y notable arqueólogo barón Jorge Von Hauenschíld, quien para 1948 realizó un estudio completo sobre el Bastón de Mando, en el Instituto de Arqueología, Lingüística y Folklore de la Universidad Nacional de Córdoba y constató una edad de 8 mil años, e esa piedra de origen basáltico, pulida en las técnicas del neolítico inferior, de 1,10 mts. de largo, con 4 cms. en su base redondeada y de terminación casi aguda en su extremo superior, con lo cual toma la forma de un cono alargado y cuyo peso oscilé en los 4 kilogramos aproximadamente. Su color es negro brillante y al ser de basalto, una roca de origen magmático, tiene apariencia de ser un metal de hierro negro-azulado....

 

Con fe y humildad, María

 

Volver Al Principio.