Relato


SE DEVELO EL MISTERIO DE MARÍA:

Nota para el sexo opuesto

 

FORO Quintadominica


(34ta Parte).

HOME


Este documento esta compuesto de Sesenta y Cinco Partes y el libro de mi Hijo:




Guardar Archivo

Para imprimir lo que está viendo en este relato, elija simplemente el ícono de la impresora en su navegador y luego seleccione el dispositivo de destino y la calidad de impresión como lo hace normalmente.


 

Nota para el sexo opuesto

 

O sea los varones que pasaron los 30

¿Recuerdan cuando se pusieron de moda los vaqueros Lee?, fue un furor, según cuentan lo descubrió un Judío que le encargaron una tela resistente para los mineros.

Bien los adoptaron los jóvenes, luego se impuso el unisex.

Hasta aquí vamos bien... pero, pero, aparte de los chicos y chicas los adoptaron los papás y mamás, ¡ho, ho, qué pasó!.

Pasó lo siguiente, que vino la moda tiro corto, guau, grrr...

Y claro no fue confeccionado para los mayores de 30, con vientre...

¿Porqué a partir de los treinta no soportan el MATAMBRE?, que sobrepasa el ombligo, porque el vientre a partir de cierto límite comienza a expandirse y tener libre albedrío.

Si los caballeros la dejan al libre albedrío se expande hasta límites inconcebibles, antiestéticos.

Una, el vientre del caballero es como el busto de las mujeres, cuando pierde la tonicidad, la turgencia... blun, blun...

Que remedio hay para ese vientre indómito y antiestético.

Volver a usar pantalón, tiro normal o largo.

Que el vientre vuelva a quedar dentro del pantalón, que sean las presillas de unos tres centímetros y medio para pasar un cinto de tres centímetros, o sea perdonando la comparación; tipo pancera.

Y todas las mañanas, cuando se levante, se van corriendo un agujerito  al cinto y se lo proponen firmemente, y le hablan a su pancita y le dicen de aquí no pasaras y son ustedes los que la dominen a ella y no ella a ustedes, ya que todos nuestros órganos “tienen vida”, entonces porqué no domarla, sean perseverantes.

No hay un dicho que dice: persevera y triunfaras.

Que no se priven, de salir, de ir a bailar con la esposa, porque se interponga, entre ustedes, una intrusa, suerte, STOP.

 

Con fe y humildad, María

 

Volver Al Principio.