Relato


SE DEVELO EL MISTERIO DE MARÍA:

Gardel y Magaldi  

 

FORO Quintadominica


(36ta Parte).

HOME


Este documento esta compuesto de Sesenta y Cinco Partes y el libro de mi Hijo:




Guardar Archivo

Para imprimir lo que está viendo en este relato, elija simplemente el ícono de la impresora en su navegador y luego seleccione el dispositivo de destino y la calidad de impresión como lo hace normalmente.


 

Gardel y Magaldi

 

A los lectores de Internet, quiero hacerles partícipe de algo que a mi me dolió en pequeñas dosis ya que solo tenía algo de 9 años.

El tema es siempre el mismo, ronda alrededor de la muerte de mi madre, el tema es que como sabía que su muerte era inevitable, antes o después, más tarde o más temprano debería ser.

También estaba escrito en el “Firmamento” que mi padre, convivía con una “Turca”... ha, las Turcas y  los Turcos... una raza aerodinámica.

Claro mi amada “Madre”, estaba pensando tomarse el “buque”, ya que el granuja de mi padre desaparecía por semanas y seguro pensaba... ¿“con dos pives adonde va a ir”?, de allí que aparecía y desaparecía, como el “Arco Iris en el horizonte”, y en una de esas idas y venidas... chaff!!!, mi madre quedó embarazada de mí... ¡qué problemón!, mi madre fue por todos lados para sacarme, y nadie quería porque “se la iba la vida” y yo prendida como una garrapata.

Ese es el terrible remordimiento que tenía conmigo y cargo de conciencia, al final gané la cinchada y la patriada, me esperaba el 25 de Mayo y yo porfiada nací el 30, le hice pito catalán, pero igual soy Patriota, “tembló el mundo cuando respiré”... lo mejor de la crisis de ese momento, algo así como una bomba de tiempo, me acunaron en los gloriosos años ’30.

No se separaron y se aguantaron 2 años más, o sea que yo tenía 2 años cuando levantó vuelo mi Padre y quiso raptarme.

A todo esto yo dormía con mi Madre... y ella pensando en que ahora conmigo de 2 años... ¿qué sería de mí?, y no podía dormir y dormía con la radio prendida... guay!!! si me despertaba y la despertaba porque allí si que estampaba en mi cola la linda langosta que tenía la zapatilla, quedaba en mi cola que era un poema, yo vivía mirándome la cola, lo linda que quedaba en mi cola la langosta como era de goma y en relieve quedaba estampada, como los sellos que se usaban en los reinos para firmar los partes y los bandos.

Prosigo, “debía quedarme solamente respirando sin moverme ni hacer ruido, porque sino “venía la langosta”.

Un día me desperté y vi sobre la cómoda un almanaque y pensé en colgarlo despacito, busque y encontré un clavito y precisaba un agujerito y puse el almanaque en el clavito y el clavito en el agujerito y era del enchufe y volé al demonio.

Bueno para que pensar en cosas feas, si cualquiera se imagina.

 

Ahora llegué al tema que quería contar, y que hasta el día de hoy vivo indignada... “yo... ¡antes de hablar!, me sabía todos los tangos”, principalmente los de Gardel y Magaldi, mi Madre los conocía a los dos personalmente y esto ¿porqué?, porque una chica que era de Rosario, amiga de mi Madre que quería ser mi madrina de bautismo, esta niña, chica o joven se fue a Bs. As. Y fue “Vedette del Nacional”, de allí  que mi Madre los conocía a Gardel y Magaldi, pero pero esta madrina mía venía siempre a Rosario ya que tenía su familia, pero un día se casó con un señor muy conocido y de doble apellido y me quedé sin madrina.

Pero no era este el tema, sino que como dije cuando tenía algo de 9 años y vivíamos en Boulevard Segui  entre Pje. Colorado y Entre Ríos, en frente de mi casa y en un conventillo, vivía “Magaldi Padre”, el cual estaba en pareja con una “negra mota”, pelo totalmente mota, de allí que el hijo tenía el pelo totalmente rizado y se lo tenía que planchar.

Cuando murió “Magaldi” solo fueron los que se animaban, ya que murió tuberculoso, ¡“hasta cuando van a mentir si había epidemia”!, que vergüenza es o era la pareja, el pibe no nació de un repollo.

Yo siempre lo espiaba, porque la puerta del conventillo tenia unas bisagras de cuero y la de abajo se había cortado o sea que la puerta quedaba inclinada y se veía como todos los días la mujer con otra persona lo sacaban en un catre al sol.

Cuando murió fue mi Madre y otras vecinas y los chicos no podían entrar  así que nos quedamos jugando a la rayuela.

Cual es el problema... ¿qué vivía con una negra?... sí, vivía con una negra y el era blanco como la leche, en las películas parece un ángel, al pibe lo tenía la familia de la Madre, pero eso sí apenas el pibe cumplió los 15 años los explotadores, comenzaron a explotarlo, porque tenía un timbre de voz parecido al padre, pero cuando cambió la voz... eran más ralos los explotadores, y ya mayor?, conseguir trabajo?, que le den una actuación... ¡era un lujo!, pobre pibe , dicen que ya hombre, murió de un infarto... ¡qué va... murió del asco!, por todas las infamias que levantaron contra Magaldi y Evita, la gente no cree que se puede morir del asco... cuantos conozco, cuando participé en un pasaje de la novela, el actor que representaba “El Zorro”, él y la Sra. “Gabriela Gilli”, era una muñeca de linda y 10 veces mejor actriz que el marido actor.

Logró sacarla y luego ni loco la dejó volver a actuar más y ella hizo lo que una persona que se siente engañada, prefirió morir.

Se puede morir de asco, de indignación, más que engañada, defraudada, burlada, usada, eso fue lo que la mató a Gabriela, pero en fin Dios dirá.

La cubrió de hijos, cuando filmaba El Zorro estaba por tener familia, escondía la panza bajo la mesa.

 

Con fe y humildad, María

Volver Al Principio.