Relato


SE DEVELO EL MISTERIO DE MARÍA:

Elecciones…

 

FORO Quintadominica

 

(59na Parte).

HOME


Este documento esta compuesto de Sesenta y Cinco Partes y el libro de mi Hijo:




Guardar Archivo

Para imprimir lo que está viendo en este relato, elija simplemente el ícono de la impresora en su navegador y luego seleccione el dispositivo de destino y la calidad de impresión como lo hace normalmente.

 

 

 

Elecciones…

 

 

Como están prontas las elecciones recordemos algunos de los dichos del “General” que decía: “mejor que decir es hacer y mejor que prometer es realizar”, o si no, que a los que los quieren “coimear” con cualquier tipo de especies, “acéptenlos” y luego voten a quienes ustedes le den las ganas. No hay que ser desatentos ni “despreciativos”.

Como lo realizó una candidata que les prometió un par de zapatillas si ganaba, pero que les daría una antes de la votación y la otra si “ganaba”…??? Tampoco es cuestión de dejarse “madrugar” – psss…

Pero hay algo que por lo menos no deberían denigrar al Peronismo, principalmente  los “gremialistas” que fueron el alma del Peronismo y no permitían que nadie “denigre” algo tan sagrado como lo fue para nuestros “fundadores”, y en cambio los “Judas” de hoy que por 30 denarios entregan al “pueblo y a la madre”, son los traidores vende patria que decía “Evita”. Con la diferencia que éstos miserables no sólo se venden, si no que tratan de aglutinar más traidores para una causa traidora, desleal y corrupta como todos los Gobiernos Extranjeros que se “encaraman” a nuestra “Constitución”, y así terminan escapando en  “helicópteros” por los techos como las ratas….

¿Cómo puede una persona bien nacida tirar todo por la borda, todos sus principios?, “los legados espirituales”, las promesas incumplidas, mentir, engañar hipócritamente a un pueblo que creía y tenía Fe en los que tantos gremialistas se rasgaron las vestiduras, para cumplir a “sangre y fuego” les aseguraban que a ellos nadie los iría a comprar con espejitos de colores, por que para eso eran bien “machos” y estaban bien entrenados, a ellos nadie los iría a “madrugar” por que tenían años de “escuela” .

¿Qué fue de esos temibles ejemplares que hoy son sólo unos pobres reptiles que se arrastran al mejor postor?. Tendrían que reveer la historia para ver en que “recodo” se nos escapó la “tortuga”…

Y hoy nos quieren vender el “cuento” del “Gran Capitán” que con sus propios ahorros, hoy les serán devueltos en suculentos “aumentos” a cambio de varios “votos”, y los que creen  en “Caperucita Roja” ya están con la canastita esperando la dádiva …..

 

Con Fe y Humildad María.

 


Para recordar…

 

          

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 


 

Nuestras Inmigrantes

 

    Fuente: Revista “Nueva”

 

 

 

Casi todos tenemos algún inmigrante en la familia, Un banco de datos puede informarnos cuándo, en qué vapor y con quién llegaron nuestros antepasados.

 

El puerto de Buenos Aires fue testigo de la llegada de más de cinco millones de inmigrantes.

Durante las últimas décadas del siglo pasado y las primeras de éste, el puerto de Buenos Aires era un hormiguero de mujeres de pañuelo en la cabeza, hombres de manos rudas y chicos asombrados. Venían a “hacer la América”. Hubo épocas en que los muelles recibían más de trescientos barcos al año. Se calcula que así llegaron a nuestro país más de cinco millones de personas.

Según las estadísticas, el setenta por ciento de los argentinos podemos rastrear a nuestros antepasados no muy lejanos hasta algún pueblito del otro lado del Atlántico.

 

Los libros de la historia

Las migraciones masivas constituyen uno de los fenómenos mundiales del último siglo (ver Nueva N 94). Los contingentes que vinieron aquí fueron de los más importantes. Por eso historiadores y sociólogos consideran que el análisis de los registros de entrada al puerto de Buenos Aires es una clave fundamental para entender este complicado proceso.

En aquellos años cada barco entregaba a las autoridades una lista de los pasajeros, en la que constaban nombre, edad, sexo, nacionalidad y profesión. Estas planillas eran encuadernadas en unos enormes libracos que aún permanecen en la Dirección Nacional de Migraciones. Después de 1925 el trámite consistió en confeccionar una ficha por cada persona que ingresaba al país.

Olvidados en los depósitos, estos testimonios valiosísimos sufrieron los ataques del tiempo, las inundaciones y las ratas: se calcula que se han perdido más de un millón de registros.

El CEMLA (Centro de Estudios Migratorios Latinoamericanos), una institución dependiente de la Congregación Scariniana (ver recuadro), empezó a pasar a microfilmes todos estos mamotretos de inmigraciones. “El siguiente paso fue ingresar en un sistema de computación los registros de trescientos mil inmigrantes italianos”, explica el padre scalabriniano Sante Zanetti.

Luego se pudo pagar la preservación de otros tres millones de registros. La tarea terminada en septiembre de 1992, fue ardua y en ella intervinieron ciento cincuenta personas ayudadas por veinte computadoras.

Hubo que reconstruir páginas de los Iibros, descifrar caligrafías, investigar nombres escritos por fonética. Se anotaron más de ciento veinte nacionalidades, muchas de las cuales hoy ya no existen.

 

De viajes y familias          

En el mundo hay sólo dos registros computadorizados de este tipo: el argentino y el norteamericano.

Nuestro banco de datos puede ser consultado en la cede de la CEMLA.

Allí uno puede averiguar cuándo llegaron sus abuelos y recoger datos prescindibles para el trámite de doble nacionalidad.

Para los investigadores significa la posibilidad de revisar muchos fenómenos como los momentos de mayor movimiento y la inmigración golondrina. Se piensa que el máximo flujo ocurría durante el invierno europeo, cuando ya habían acabado las cosechas. Una incógnita es si la epidemia filoxera que azotó los viñedos franceses y españoles influyó en la carrera hacia América.

También contribuía a la inmigración el tema del llamado: el primero que se establecía en el país iba llamando a sus familiares y paisanos. Así se formaban cadenas migratorias mucho más poderosas que las fomentadas por los gobiernos. Nuestro Pueblo -dicen- desciende de los barcos. Por eso se ha empezado a buscar su historia en oscuras bodegas de principios de siglo

 

LA CONGREGACIÓN SCALABRIANA

Fines del siglo pasado el obispo de Piacénza (Italia), Monseñor Juan Bautista Scalabrini, estaba muy preocupado porque el desempleo y el hambre empujaban a los feligreses de su diócesis hacia América. Pueblos enteros quedaban vacíos.

Entonces decidió dedicarse a acompañar el proceso de inmigración. Para ello fundó la Congregación Scalabrianiana, cuya misión es ayudar a los inmigrantes desde todo punto de vista. Hoy los scalabrinianos desempeñan una importante acción pastoral con los africanos en Italia y con los turcos en Alemania. La congregación cuenta con ramas en más de veinte países y nueve centros de estudios diseminados en todo el mundo, entre los que figura el CEMLA. En nuestro país suma cuarenta religiosos, establecidos ‘ace casi treinta años: una de sus tareas es el estudio y la asistencia de las migraciones de países limítrofes.

 

COMO HACER LA CONSULTA

La base de datos del CEMLA está en Independencia 20 (1099 -Capital Federal): cada búsqueda cuesta tres pesos. Pero también puede hacerse la consulta por teléfono (01-342-6749) o fax (01-331-0832) enviando un giro postal de cinco pesos (tres por la búsqueda y dos por el envío)

CEMLA pasó a sus computadoras toda la información de los libracos de Inmigraciones.

 


 

Falabella

 

 

HISTORIA DE FALABELLA

En el siglo pasado fueron muchos los emprendedores italianos que con espíritu aventurero, llegaron a América con el fin de alcanzar el éxito. Dejando atrás, no sin sacrificios, familia, amigos y la tierra que viera nacer. Entre esos inmigrantes, llegó Salvatore Falabella. Hijo del propietario de una fábrica de terciopelos, terminó radicándose en América en 1.889 e instalando una sastrería de última moda en el vestir masculino, que utilizaba para la confección de sus prendas, finos casimires y telas del viejo continente

Años después, contraería matrimonio con la Señorita Finizzio. De esta unión nacerían 6 hijos dos de cuales, Arnaldo y Roberto, se harían cargo del negocio a la muerte de su padre. Con mucho esfuerzo estos dos hermanos lograron construir en el año 1.922 una gran empresa especializada en la venta de ropa confeccionada en serie.

Con el correr de los años Eliana, hija de Don Arnaldo Falabella contrae matrimonio con Alberto Solari Magnasco, quien con su amplia visión comercial y siendo ya socio del negocio, convierte a Falabella en una gran tienda por departamentos, empresa de la cual fue presidente hasta 1.986, año en el que falleció.

Lo continúa en el cargo, su hermano Reinaldo Solari Magnasco, quien consolida el crecimiento de Falabella en Chile, incursiona con éxito en Perú y comienza en 1 993, la expansión comercial hacia la Argentina abriendo tiendas en Mendoza, San Juan y Rosario. Lo que es Falabella hoy es fruto del esfuerzo y la dedicación de estos notables inmigrantes que contribuyeron al engrandecimiento de países que cobijaron, y lo es también, del empeño de sus descendientes nacido en América, que han sabido mantener en sus empresas la encomiable tarea de servir cada día, y cada vez mejor a todos sus clientes.

 

PROGRAMAS DE EVENTOS

• Degustación de productos típicos

• Conciertos de música folklórica italiana.

• Proyección de videos sobre costumbres y tradiciones regionales.

• Exhibición de una Ferrari y venta de productos de la Boutique Ferraridea.

• Sorteos de pasajes a Italia.

 

Infórmese diariamente en la Tienda, de Los eventos y sus horarios

Auspicios: Consulado de Italia en Rosario - Consulado de Italia en Mendoza - Cámara de Comercio Italiana de Rosario

Comitato Degli Italiani All’Estero di Rosario (COM-IT-ES)

  Volver Al Principio.